Publicado el viernes 02 de junio del 2017

Dan la pelea por la bandera del amor y la paz

Especial La Estrella

Antes del famoso reggaetón está su progenitor, el reggae, un ritmo caribeño que se hizo popular en los 60 gracias, principalmente, a Bob Marley.

En pleno inicio de verano de 2017 la agrupación argentina Los Cafres está de gira por Estados Unidos. En Dallas se presentan el próximo domingo 11 de junio en The Bomb Factory.

Entrevistamos a Guillermo Bonetto, voz y compositor de la banda, acerca de su 30 aniversario de trayectoria musical, gira, filosofía reggae, disco, videos nuevos y sobre todo el nombre del grupo, el cual tiene diversos sentidos y significados dependiendo del país.

“¿Si supieran las connotaciones que tiene la palabra Cafre en cada país, no te lo puedes creer? (risas). En África tiene una connotación muy fuerte, muy racista, pero en Argentina no existe tal connotación, a nosotros, desde un principio nos pareció divertida la palabra”, cuenta Bonnetto.

En medio de un mundo totalmente de cabeza, en donde la música en español habla de todo menos de amor y paz, parece que el Reggae sigue dando la pelea por esa bandera de amor y paz. La música de hoy habla de venganzas y violencia (rap y narcocorridos); de sólo sexo, celos y envidias (bachata y reggaetón); del desamor descarnado (baladas-pop y regional mexicano) y trivialidades agotadoras en el entero pop-hip-hop a nivel mundial.

“El reggae aboga por la paz, claro que sí. Pero depende de lo que llamamos paz. Si la paz quiere decir y significa que no haya robos, guerras, asesinatos, apropiaciones, pues claro que nosotros abogamos por la paz. Pero no abogamos por la tregua mezquina y engañosa de los falsos mensajes.

“Lo dijo Bob Marley en la canción ‘Guerra’: ‘hasta que no se juzgue a una persona por su color de ojos, habrá guerra, no habrá paz’. Pero sí, hay que tener cuidado con lo que llamamos paz. El reggae es una música meditativa, aboga por la paz, te llega hasta el hipotálamo y eso es una oportunidad para encontrar alguna que otra respuesta, dentro de éste caos de la vida”, expresa Bonetto.

Plasmar lo que uno siente y piensa o lo que uno ve a su alrededor, es la eterna disyuntiva de todo artista a la hora de crear.

“Claudio (Illobre) y yo somos los que más escribimos en el grupo. Escribimos de adentro hacia afuera, pero también de afuera hacia adentro. Hay una cosa muy loca con el principio de crear de adentro hacia a fuera, que dice que cuanto más habla uno de lo que tiene adentro y mira hacia lo más profundo y encuentra lo que tiene más adentro y lo comparte con el mundo, ese mensaje tiene más llegada a nivel universal.

“Pero es un abismo porque uno tiene un poco de vergüenza a sacar lo más íntimo, pero al parecer, eso tiene mayor fuerza universal, eso es lo raro de todo esto, pero creo que vamos de las dos maneras a la hora de componer, a veces, también nos convertimos en narradores de lo que vemos”, comparte Bonetto.

Para más información visite el sitio de Los Cafres.