Publicado el jueves 27 de abril del 2017

Legisladores de Texas aprueban controversial enmienda antiinmigrante

Notimex

La Cámara de Representantes de Texas aprobó el miércoles por la noche una enmienda a una iniciativa de ley, para asegurar que todos los policías locales puedan indagar el estatus migratorio de las personas detenidas por cualquier motivo, incluso cuestiones de tránsito vehicular.

La enmienda a la polémica iniciativa de ley SB4 del Senado, que busca prohibir las llamadas ciudades santuario en Texas, permitiría que los agentes de policía pudieran cuestionar el estatus de cualquier persona detenida para una investigación, no importa cuán leve o grave sea.

La Cámara de Representantes originalmente había eliminado ese precepto, limitándolo a los agentes de policía a poder cuestionar sobre el estatus migratorio sólo a las personas que fueran arrestadas.

Con la aprobación de la enmienda, con una mayoría de 81 contra 64, Texas adoptará una ley similar a la controversial ley de Arizona SB 1070, promulgada en 2010.

El Senado de Texas ya aprobó el mes pasado una versión del proyecto de ley con una disposición similar a la enmienda, interpuesta por el representante (diputado) republicano Matt Schaefer.

La enmienda de Schaefer estancó por más de cuatro horas el debate sobre la iniciativa SB4 que comenzó temprano la mañana de este miércoles y a las 10 p.m. aún continuaba bajo discusión en el seno de la legislatura en el Capitolio Estatal en Austin.

Mas de 25 enmiendas han sido debatidas, de un total de 180 que se han presentado.

A lo largo del debate, los representantes demócratas han hecho todo, desde advertir a los republicanos de que los interrumpirán hasta derramar lágrimas durante los discursos.

En un emotivo momento durante la discusión, la representante estatal demócrata Ana Hernández confesó entre lágrimas que ella fue inmigrante indocumentada durante años después de que su visa expirara cuando crecía en Houston.

Hernández dijo que el proyecto de ley SB4 es una ley racista que ejemplifica el miedo que sus padres experimentaron “cada día que sus hijos iban a la escuela”.

La también representante estatal demócrata Victoria Neave, quien ayunó durante los últimos cuatro días en protesta por la SB4, dijo que la acción motivó que recibiera un correo electrónico amenazante diciéndole que debería de “morirse de hambre” por defender a inmigrantes indocumentados.

La iniciativa SB 4 tiene como objetivo prohibir que los gobiernos locales adopten políticas consideradas santuario para los inmigrantes indocumentados, al impedirles el negarse a acatar las leyes federales de inmigración.

Bajo la iniciativa los gobiernos locales y los departamentos de policía que se nieguen a acatar las leyes de inmigración, podrían dejar de recibir millones de dólares en fondos públicos y enfrentar multas y otras sanciones.

El proyecto de ley también sancionaría a los sheriffs, policías y jefes de policía por no cooperar con las autoridades federales y honrar las solicitudes de detención de los agentes de inmigración para mantener detenidos a los reclusos no ciudadanos sujetos a la deportación.