Publicado el viernes 14 de abril del 2017

Embajador de México urge al gobierno de EU que atienda fenómeno migratorio

Especial La Estrella

A juicio de Gerónimo Gutiérrez Fernández, embajador de México ante los Estados Unidos, ninguno de los dos gobiernos recientes, en referencia a la administración del ex presidente Barak Obama y la nueva con el presidente Donald Trump, debería sentir satisfacción ante el estatus actual en lo que respecta a la atención que se le ha dado al fenómeno migratorio.

Así lo mencionó el diplomático en su visita a Dallas, la cual representó su primera salida de Washington desde que asumió su cargo como embajador el pasado 2 de marzo.

“El hecho de que haya deportaciones per se, no es un buen resultado, quiere decir que algo no está funcionando bien”, expresó Gutiérrez en una conversación que sostuvo con medios locales en la sede del Consulado General de México en Dallas.

Según Gutiérrez, lo ideal, en términos migratorios, es que dado el nivel de integración económica, la proximidad geográfica y la complementariedad en la dinámica de las poblaciones entre los dos países, el movimiento de personas de un lado al otro debería ser legal, ordenado, seguro y apegado a derecho.

El embajador , quien tiene una licenciatura en Economía y Ciencias políticas por el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y una maestría en Administración Pública de la Escuela de Gobierno John F. Kennedy de Harvard University, explicó que México está trabajando a dos niveles en cuanto a la defensa de sus connacionales ante las medidas migratorias tomadas por el gobierno estadounidense.

El primer nivel lo abarca el trato entre autoridades de ambos países a través de diálogos, específicamente entre el Secretario de Relaciones Exteriores de México, Luis Videgaray y el Secretario de Seguridad Nacional de los Estados Unidos, Jonh Kelly. Mientras que el segundo nivel son los esfuerzos que se han invertido para reforzar los servicios de toda la red consular.

Según Gutiérrez en las recientes reuniones entre Videgaray y Kelly, han quedado establecidos los principios de no separación de familias, el uso del criterio de deportar a los inmigrantes con antecedentes criminales y que México tiene la potestad de recibir de vuelta sólo a los ciudadanos mexicanos.

“En este aspecto lo que más nos preocupa ahora es asegurar que los cambios que haya en los criterios no vayan en detrimento de los derechos de nuestros connacionales, porque se puede, uno, dejar demasiada discrecionalidad, por ejemplo en las autoridades específicas, para determinar que es o no un criminal”, profundizó Gutiérrez.

El diplomático recordó también que el secretario Kelly ha dicho públicamente que no habrá deportaciones masivas.

En lo que respecta al papel de los consulados Gutiérrez mencionó que, por demanda específica del presidente y la cancillería mexicana, todas estas sedes diplomáticas tienen como objetivo principal ofrecer orientación migratoria a todos los connacionales. Esto, según el diplomático, se está llevando a cabo a través de las ventanillas de defensoría que se suman a los servicios de protección pre existentes en cada consulado.

“Aquí en el consulado de Dallas la ventanilla de defensoría que abrió a penas el mes pasado ya ha atendido 300 casos”, indicó.

Las cifras fueron corroboradas por el cónsul general de México en Dallas Francisco De la Torre Galindo, quien recalcó que de esos 300 casos, 250 habían sido casos de inmigración.

Otro de los temas que alcanzó a platicar Gutiérrez en su charla con la prensa fue sobre el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

“El TLCAN ha sido benéfico para los tres países involucrados. México no se va a sentar a revisar el tratado sobre la base de que hemos abusado de los EU. No nos vamos a sentar en el banquillo de los acusados de esa manera”, enfatizó.

Sin embargo, aclaró que sí lo harán con el objetivo de modernizarlo pues ya tiene 23 años desde que se firmó pero que habrá elementos del mismo que no podrán ser modificados como no establecer restricciones arancelarias por encima de lo ya acordado y no tomar decisiones que afecten las libres decisiones de las empresas.

En conclusión el diplomático admitió que las relaciones entre ambos países se encuentran en una etapa complicada y de hecho mencionó que, hasta ahora, las condiciones para que Peña Nieto y Trump se encuentren cara a cara no están dadas.

“Yo pienso, personalmente, que este momento que estamos viviendo es, de alguna manera quizás, el momento más complejo que se ha tenido en la relación México-EU. En la era post TLCAN por decirlo de alguna manera. Creo que si trabajamos con cuidado podemos superar este momento y creo que la relación será más madura”, concluyó el dignatario.