Publicado el viernes 17 de marzo del 2017

ICE suspende temporalmente deportación de madre guatemalteca embarazada

EFE

El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) postergó por al menos tres semanas más la deportación de una madre de guatemalteca de Carolina del Norte que se encuentra con siete meses de embarazo.

Lilian Cardona Pérez, quien tiene un permiso de trabajo vigente y está a la espera de una visa por violencia doméstica, se presentó a la oficina de ICE en Charlotte, la ciudad más grande de Carolina del Norte, para cumplir su orden de deportación, pero los oficiales migratorios aceptaron revisar el recurso de suspensión de remoción interpuesto por sus abogados.

“Estamos muy felices por la decisión. Fue un momento muy intenso, pero estuve acompañada por mi familia y mis padres. Ahora todo queda en manos de mis abogados”, declaró a Efe la hispana.

Originaria de Malacatán, en San Marcos (Guatemala), Cardona reside en Carolina del Norte hace más de 20 años en un conjunto de casas móviles en Angier, una población rural ubicada a 40 minutos de Raleigh, la capital del estado.

En el 2011, Lilian recibió una orden de deportación tras no presentarse a una cita en una corte de inmigración porque nunca recibió la notificación, según explicó.

Yesenia Polanco, abogada que lleva el caso de Lilian, estimó que esta situación es consecuencia de las nuevas medidas migratorias del presidente Donald Trump, que aumenta los criterios de deportación.

“Estamos trabajando con todo lo equipo legal para apoyar a Lilian para que se quede en Estados Unidos junto a su familia”, mencionó a Efe Polanco.

La Asociación Nacional para el Avance de la Gente de Color (NAACP) de Carolina del Norte pidió a los senadores y congresistas republicanos del estado que levanten su voz a favor Lilian, “una madre trabajadora y no una criminal”, según indicó el reverendo William Barber, presidente de la NAACP en Carolina del Norte.

A finales del mes de enero, el presidente Donald Trump emitió varios decretos presidenciales, entre ellos uno que cambia las prioridades de deportación, lo que ha puesto a la mayoría de inmigrantes indocumentados en riesgo de ser arrestados y expulsados a su país de origen.