Publicado el viernes 17 de febrero del 2017

Impacta la dura realidad de ‘Moonlight’

Especial La Estrella

La cinta independiente del llamado “cine negro”, llega para hacer una declaración de la más dura de las realidades y regalarle al auditorio un momento de reflexión que se quedará con ellos mucho después de terminada la cinta.

Moonlight (Luz de luna), que ha sido nominada a ocho premios de la academia, justo un año después de la sonada controversia por la “blancura de los Óscares”, no es fácil de ver, digerir o comentar: Es una cinta cruel, agresiva, cruda, es un lamento yacente en una sociedad racista, homofóbica y desconectada, que busca por todos los medios encontrar la unidad.

Sin embargo, con toda su burda realidad, Moonlight es una de esas películas que con muchas de sus escenas le dará un vistazo a los lugares más sórdidos, y aún ahí podrá encontrar algo de humanidad.

La historia es la de Chiron, un joven afroamericano con una vida no dura, sino patética. Su infancia al lado de una madre drogadicta, su adolescencia llena de agresividad y bullying y su adultez castigada y desgraciada.

Una persona que no tiene escapatoria, que ahí donde nació, en la miseria, ahí mismo va a morir, perpetuando el ciclo de muchos que le precedieron. La historia de Chiron es tan cruda como universal; bien podría suceder en cualquier lugar del tercer mundo, o en una zona de guerra; pero no, la vida de Chiron se desarrolla en una zona de extrema pobreza en el área de Miami.

La cámara del director y guionista, Barry Jenkins, sigue a su protagonista desde su más tierna infancia, cuando es el traficante de drogas de su cuadra, el que lo protege (con un cariño que, por cierto impresiona); luego va a su adolescencia, cuando descubre que su sexualidad no es la que esperan sus mejores amigos; y hasta llegar a la edad adulta, y enfrentar la cruda realidad de un afroamericano en la más extrema pobreza y la peor de las discriminaciones.

Jenkins tomó la historia de Tarell McCraney, adaptó el guión y unió tres historias en diferentes tiempos sobre la vida de un personaje poderoso, para contar una existencia rodeada de los más duros obstáculos y también de los más puros de los amores.

Moonlight no es sólo la historia de un afroamericano viviendo en la más extrema de las pobrezas - es una cinta con valor universal que habla de la gente, sus amores, su fuerza y su convicción por las cosas que considera importantes, y finalmente hace que el auditorio evalúe su propia realidad.

La cinta nominada a mejor película, director, actor secundario (Mahershala Ali, conocido por su participación en la serie de Netflix, The House of Cards); actriz secundaria (Naomie Harris); mejor guión adaptado, montaje, banda sonora y cinematografía; llega con serias probabilidades de llevarse un par de preseas en la próxima entrega de los premios Óscar el 26 de febrero.

También se estrenan:

A Cure for Wellness, Everybody Loves Somebody, Fist Fight, The Great Wall, In Dubious Battle

Moonlight

*****

Drama

Dirige: Barry Jenkins

Actúan: Trevante Rhodes, André Holland, Janelle Monáe, Ashton Sanders, Jharrel Jerome, Naomie Harris, Mahershala Ali, Shariff Earp, Duan Sanderson, Edson Jean, Alex Hibbert , entre otros

Clasificación: R palabras soeces, sexo, drogas, violencia

111 min.