Publicado el jueves 09 de febrero del 2017

Corte rechaza recurso de Trump sobre veto migratorio, que seguirá bloqueado

EFE

La Corte de Apelaciones del Noveno Circuito, con sede en San Francisco (California), decidió rechazar la apelación del Gobierno de Donald Trump sobre el veto migratorio impuesto por el presidente, por lo que este permanecerá bloqueado.

Según el documento judicial, el tribunal rechazó el recurso de la Administración estadounidense para que volviera a entrar en vigor la prohibición de entrada al país contra refugiados y nacionales de siete países con mayoría musulmana, por lo que es previsible que el caso termine en manos del Tribunal Supremo.

Trump advirtió que seguirá defendiendo en los tribunales su veto migratorio.

“NOS VEMOS EN LOS TRIBUNALES, ¡LA SEGURIDAD DE NUESTRO PAÍS ESTÁ EN JUEGO!”, exclamó Trump en un mensaje publicado en mayúsculas en su cuenta personal de Twitter.

Además, el presidente opinó en declaraciones a periodistas que la decisión tomada por el tribunal de mantener bloqueado el veto es “política” y que al final del litigio prevalecerá la posición del Gobierno.

La decisión de rechazar el recurso del Gobierno de Trump, que pedía restituir el veto bloqueado el pasado viernes por un juez federal, la tomó por unanimidad un panel de tres magistrados del Tribunal de Apelaciones del Noveno Circuito, con sede en San Francisco (California).

El panel estaba formado por los magistrados William Canby Jr, nominado por el ex presidente demócrata Jimmy Carter; Richard Clifton, nominado por el republicano George W. Bush; y Michelle Taryn Friedland, nominada por el demócrata Barack Obama.

Los jueces rechazaron los argumentos presentados por los abogados del Gobierno, que alegaron durante las audiencias de esta semana que el bloqueo al veto ponía en peligro al país y que la corte no tenía potestad para revisar el caso.

El Departamento de Justicia, en representación de la Administración Trump, podría ahora solicitar a la Corte Suprema su intervención, o bien pedir otra revisión de la sentencia a una corte federal con un número más amplio de jueces.

La orden de Trump suspendía durante 120 días el programa de acogida de refugiados de Estados Unidos -o indefinidamente, en el caso de los refugiados sirios- y detenía durante 90 días la emisión de visados para ciudadanos de siete países de mayoría musulmana: Libia, Sudán, Somalia, Siria, Irak, Irán y Yemen.

Aprovechando la suspensión temporal del decreto, los nacionales de los países afectados se han apresurado a viajar a Estados Unidos con los visados que ya habían procesado.