Publicado el viernes 10 de mayo del 2013

Venimos a entablar un diálogo de Sur a Norte: Padre Solalinde en Dallas

Llega al Metroplex la caravana Abriendo las Puertas a la Esperanza

Especial La Estrella Digital

DALLAS — Un diálogo de Sur a Norte ha venido entablando la caravana Abriendo las Puertas a la Esperanza en su recorrido por los Estados Unidos.

Son 14 las personas que forman parte de la Caravana Abriendo las Puertas a la Esperanza, encabezada por el sacerdote Alejandro Solalinde. Su recorrido inició el pasado 29 de abril en Los Ángeles, California; ahora después de estar en Austin, arribaron ayer por la tarde a la ciudad de Dallas donde de entrada visitaron Casa Guanajuato en Oak Cliff y convivieron con la comunidad.

El mensaje de Solalinde

Ahí, en entrevista, Solalinde expresó que el recorrido ha servido para conocer las entrañas de los Estados Unidos, para incidir en quienes tienen la reponsabilidad de decidir por el país.

"El recorrido nos ha permitido ver lo que no veíamos, pero también entablar un diálogo de Sur a Norte con el pueblo norteamericano donde se incluye autoridades y también a la Iglesia, aquí hemos encontrado una gran respuesta de la iglesia laica, de la iglesia pueblo”, explicó Solalinde.

El religioso dijo que la caravana ha tenido obstáculos, como el rechazo de algunos sectores de la Iglesia Católica, citó la oposición de la Diócesis de Atlanta, Georgia, donde señaló no serían bien recibidos debido al desconocimiento y a la desconfianza hacia los integrantes del movimiento que viene a concientizar sobre el sufrimiento de los migrantes y sobre sus derechos humanos; citó también el egocentrismo de la misma iglesia, donde “se tiene poca estima de lo que pasa en el Sur, los pobres traen valores muy grandes que son totalmente indispensables para la integridad familiar”.

Dijo Solalinde que además de concientizar, parte de esta misión es para influir en pro de una reforma migratoria.

El religiosos habló sobre el reciente encuentro entre Barack Obama y Enrique Peña Nieto.

“México no está haciendo lo que le toca porque no está sintiendo a su pueblo, la clase política con honrosas excepciones no sirve a su pueblo, y en esa agenda ni los migrantes ni sus derechos humanos fueron prioridad”, dijo.

Dijo que el resultado de la reforma migratoria que ya se debate en el Congreso, será el parámetro para medir qué tanto Estados Unidos se ha estructurado en razón del dinero o que tanto en este sistema se representa al ser humano.

Consultado en relación a su seguridad personal debido a las amenzas recibidas contra su persona recientemente en México, Solalinde dijo que eso era lo que menos le importaba, “aunque me custodian 4 agentes, lo que es muy incómodo y sin embargo tengo que aceptarlo, pues de lo contrario el Estado mexicano se sacudiría esa responsabilidad, entonces no le voy a dar gusto, pues la delincuencia está dentro del mismo sistema corrupto mexicano”.

Solalinde dijo que antes de partir de Dallas, este sábado 11 de mayo con rumbo a Nuevo Orleans, “espero tener un primer contacto con la Iglesia Católica, ya llevamos recorridas varias ciudades y aún no lo hemos tenido”.

Dijo que aunque muchas voces lo señalan como un sacerdote guerrillero, él a manera de autocrítica no se iba a quedar callado y reconoció que la Iglesia debe y tiene que pedir perdón por muchas cosas, entre ellas el desinterés ante el calvario de los migrantes y la exclusión de las mujeres para ocupar puestos dentro de la Iglesia.

Espíritu colectivo

Irineo Mújica Arzate, responsable de la caravana en Estados Unidos dijo que ha habido una respuesta positiva de la comunidad, al llamado de concientización sobre la problemática de la migración.

“El simple hecho de hacer esto y estar en Casa Guanajuato nos ha dado la fuerza para continuar y darles la voz a quienes no han sido escuchados”, dijo Mújica quien además explicó que el sostenimiento y financiamiento de esta caravana ha salido del mismo pueblo.

Indicó que aunque la recaudación de fondos ha ido de manera lenta se mantiene activa, “el siguiente paso es lograr construir el albergue en Lechería, Estado de México”, lugar de paso de los migrantes que vienen de los países del Sur.

Mercedes Moreno, de El Salvador, migrante integrante de la Caravana, dijo haberse unido a ella con la esperanza de encontrar a su hijo desaparecido, “el problema de la migración no es sólo de México y Centroamérica, es global”, apuntó.

Alicia Rodríguez Mendieta, de Tlaxcala, otra integrante de la Caravana, dijo haberse sumado a ella porque sabe lo que es sentir en carne propia la separación de familias debido a la migración.

“Tengo a mi esposo e hijo lejos de mí, he sufrido mucho, es por ello que busco en la Caravana ser escuchada y que se logre una reforma migratoria”.

Tereso Ortiz, presidente de Casa Guanajuato y anfitrión de la Caravana expresó su beneplácito por la visita y dijo que esta organización fungió como un pequeño eslabón para lograr el objetivo.

“Yo lo veo con buenos ojos, creo que siempre va a haber alguien que se reponsabiliza, creo que Dios nos da a cada uno talentos y el padre Solalinde es el ejemplo de quien no los entierra y los pone en práctica, y cuando integramos nuestro talento con el de otros es cuando cumplimentamos la misión”.

Romi Cantú, consejera del IME y asistente al evento dijo no conocer al padre ni saber nada sobre Solalinde, ni ve cómo esta visita podría afectar en el ánimo de las comunidades migrantes en el Metroplex de Dallas/Fort Worth.

Hoy, la Caravana acudiría al Salón Banderas del Ayuntamiento de Dallas para pronunciarse en un acto cívico en favor de la reforma migratoria, concientizar a la comunidad sobre la problemática de la migración y buscar acercamiento con la grey católica.

Esta tarde estarían en una reunión ecuménica en Christ Episcopal Church en el 534 W. 10th Street en Dallas, y mañana sábado en Casa Guanajuato de nuevo para celebrar el Día de las Madres y de ahí partir a su siguiente destino.