Publicado el viernes 03 de mayo del 2013

Apuesta Guatemala por reforma migratoria en EU

Notimex

GUATEMALA — El gobierno de Guatemala apuesta por la Reforma Migratoria Integral (RMI) que impulsa el presidente Barack Obama, luego de las fallidas gestiones por la regularización de los guatemaltecos residentes sin documentos en Estados Unidos.

El presidente Otto Pérez Molina dijo que apoyar la RMI de la administración Obama es "el primer tema" que llevará como Guatemala a la Cumbre Centroamérica-EUA que se efectuará este viernes en San José, Costa Rica.

El gobierno local consideró que la RMI favorecerá a los connacionales que viven en Estados Unidos, quienes podrían optar a la legalización de su estancia en ese país una vez que se apruebe la iniciativa.

Antes intentó obtener el beneficio del Estatus de Protección Temporal (TPS, por sus siglas en inglés), un mecanismo de regularización migratoria concedido de manera unilateral por el gobierno de Estados Unidos.

Según datos de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), en Estados Unidos viven alrededor de 1.5 millones de guatemaltecos, en su mayoría -70 por ciento- en condición migratoria irregular.

En Guatemala, con cerca de 15 millones de habitantes, sobre todo por motivos de pobreza y ante la falta de oportunidades, es común emprender el viaje a Estados Unidos en busca de mejores horizontes pese a los peligros que enfrentan.

Luego de las exportaciones, las remesas familiares provenientes de Estados Unidos es el rubro de mayor ingreso de divisas de Guatemala, con montos de más de cuatro mil millones de dólares anuales.

El central Banco de Guatemala informó que en 2012 el monto por remesas familiares ascendió a casi cuatro mil 783 millones de dólares, superior a los cuatro mil 378 millones de dólares captados en 2011.

El 97 por ciento de los guatemaltecos en el exterior vive en Estados Unidos, desde donde el envío de remesas familiares beneficia a 4.5 millones de personas en Guatemala, según estimaciones de la OIM.

El gobierno local, que destaca la importancia de esta aportación, tiene sus esperanzas en la RMI para que los guatemaltecos logren su residencia en ese país y no sean privados de su fuente de trabajo y deportados.

Las autoridades de Estados Unidos deportan cada año, solo por la vía aérea, a unos 30 mil guatemaltecos indocumentados. Para detener las expulsiones, el gobierno de Guatemala indicó que continuará el trámite del TPS hasta que se resuelva la RMI.

Antes de la posibilidad de la RMI, Guatemala realizó sucesivas gestiones fallidas para obtener el TPS, un trámite que fue renovado a fines de 2012 por el gobierno del presidente Pérez Molina, cuyo mandato de cuatro años comenzó en enero de ese año.

El TPS es un beneficio otorgado por Estados Unidos a ciudadanos de naciones afectadas por desastres naturales o contingencias que ponen en riesgo a la población y alteran la actividad productiva y política.

La solicitud del TPS fue reactivada luego del terremoto del 7 de noviembre de 2012 que devastó zonas del occidente de Guatemala, causó 44 muertos, miles de damnificados y pérdidas materiales por casi mil 700 millones de quetzales (220 millones de dólares).

La prolongada gestión diplomática y los cabildeos en círculos políticos de Washington se retomó en el gobierno anterior (2008-2012), a raíz de la devastación de la tormenta Agatha que en e 2010 causó 267 muertos y pérdidas equivalente al 4.1 por ciento del Producto Interno Bruto.