Publicado el miércoles 27 de febrero del 2013

‘Aquí yace una guerrera’

Perfil de La Maestra

Agencia Reforma

MÉXICO, DF — A penas el 6 de febrero pasado, el día que cumplió 68 años, Elba Esther Gordillo advirtió, frente al gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila, que nadie la iba a intimidar.

Dijo que se iría del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) cuando los maestros se lo pidieran.

"Para morir nací y quiero morir con un epitafio: Aquí yace una guerrera y como guerrera murió", dijo.

Ayer, Gordillo no pudo abordar el avión privado, para asistir a la reunión del Consejo Nacional del SNTE convocada para hoy en Guadalajara.

El Comité Ejecutivo Nacional, encabezado por Juan Díaz de la Torre, y los consejeros nacionales, estaban convocados para aprobar los nuevos estatutos del gremio magisterial en los que Gordillo aparece como la presidenta del Consejo General Sindical para el Fortalecimiento de la Educación y cuyo cargo duraría 6 años.

También discutirían la estrategia a seguir una vez que fue promulgada la reforma constitucional en materia educativa.

El Consejo Nacional del SNTE se quedó esperando. Sus integrantes conocieron la noticia de la detención de Gordillo por la televisión.

Gordillo, quien nació en Comitán Chiapas, y estudió para maestra en la normal básica, llegó al SNTE cuando el gobierno del presidente Carlos Salinas de Gortari removió al entonces líder del magisterio, Carlos Jonguitud Barrios, quien literalmente tuvo que abandonar el país; aunque Gordillo afirma que fue electa democráticamente en 1989.

Durante 24 años como lideresa del gremio magisterial se jactó de negociar, emplazar, amenazar y hasta chantajear al presidente en turno.

Sólo con el gobierno de Enrique Peña Nieto no hubo ni negociación, ni llamadas, ni diálogo, ni acuerdos.

Poder político

Con los gobiernos anteriores firmó un Acuerdo, un Compromiso y una Alianza, para mejorar la calidad de la educación.

El primero, en 1992, el Acuerdo Nacional para la Modernización de la Educación Básica (ANMEB) fue impuesto por el entonces Presidente Carlos Salinas de Gortari y negoció al frente de la Secretaría de Educación Pública (SEP) con Manuel Bartlett, Ernesto Zedillo y José Ángel Pescador.

Con el ANMEB, el sindicato obtuvo la doble negociación salarial, que hizo que por trabajo igual, los maestros ganen distinto; en los casos de Oaxaca y Morelos, los docentes cobran más de 500 días de salario al año, pero sólo cubren 200 días efectivos de clases.

Con Zedillo en la Presidencia, Gordillo regresó a negociar con el titular en ese entonces de la SEP, Miguel Limón Rojas y no en Los Pinos.

Sin embargo, con la llegada de los gobiernos panistas, Gordillo incrementó no sólo su poder en las decisiones en materia educativa, también influyó de manera decisiva en la designación de Secretarios de Educación de los Estados y las elecciones locales.

Con el presidente Vicente Fox, Gordillo firmó el Compromiso Social por la Calidad de la Educación, en el que se comprometió a que todas las nuevas plazas se otorgarían previo examen; pero no se cumplió, salvo en 13 entidades.

Tomó el control de las escuelas normales con el nombramiento de su yerno, Fernando González, así como de los servicios educativos del Distrito Federal, con el nombramiento de Benjamin González Roaro; afianzó su alianza con el gobierno de Fox, a través de la Fundación Vamos México con quien editó, la Guía de Padres.

A la mitad del sexenio, Gordillo ocupó la coordinación del grupo parlamentario del PRI, y por impulsar las reformas propuestas por el PAN terminó por enfrentarse con su grupo parlamentario, fue expulsada del PRI y tuvo como principal adversario al actual Secretario de Educación Pública, Emilio Chuayffet.

En el 2004, sin lazos en el PRI, se llevó al SNTE, sindicato corporativo que nació en el tricolor, modificó los estatutos del sindicato, fue electa presidenta del gremio magisterial por 4 años, periodo que renovó, en el 2008, en un Consejo Nacional donde fue nombrada presidenta vitalicia.

Un año después creó el Partido Nueva Alianza; en 2012, su hija Mónica Arriola, secretaria general del Panal logra ocupar una curul en el Senado y su nieto, René Fujiwara, una en la Cámara de Diputados.

Como lideresa del SNTE, durante el sexenio del Presidente Felipe Calderón, pactó la Alianza por la Calidad de la Educación que fue operada bajo presión y amenaza por parte del gremio magisterial.

La Alianza, anunciada el 15 de mayo de 2008 estableció el compromiso de aplicar el primer examen nacional para la asignación de plazas a egresados de las normales, y maestros en servicio sin plaza.

Tres meses después, la sección 19 de Morelos anunció paro indefinido de labores, el cual duró cerca de 4 meses; también hubo cierre parcial de escuelas en Quintana Roo, Puebla, Michoacán, Guerrero y Oaxaca.

En medio del conflicto magisterial porque los maestros se oponían al examen de plazas, Gordillo regaló 59 hummers a los líderes sindicales, las cuales rifó para acallar las voces de dispendio de los recursos del magisterio.

Malos manejosA partir del 2007, comenzaron a salir diversas auditorías al Fondo de Aportaciones para la Educación Básica (FAEB), que se transfiere a los Estados para pagar a los maestros.

Las auditorías revelaron la existencia de miles de maestros comisionados que cobran su sueldo, pero trabajan en el SNTE, y le cuestan al País cerca 1 mil 400 millones de pesos al año.

En el 2012, Gordillo se topó de frente con el nuevo PRI de Enrique Peña Nieto, que primero rompió la alianza electoral con el Panal, y ya una vez en la Presidencia nombró a Chuayffet al frente de la SEP, y anunció una reforma educativa que acabará con las plazas vitalicias, la promoción discrecional de los maestros y prometió retomar la rectoría de la educación.

En respuesta Gordillo reunió al gremio magisterial, y en junio, realizó el Congreso Nacional donde frente a 3 mil 500 maestros, fue electa presidenta del Consejo General Sindical, anunció la construcción de la Ciudad de la Innovación, así como el primer observatorio sindical para transparentar las cuotas de los agremiados.

Con la reforma constitucional en materia educativa que presentó Peña Nieto en diciembre y se publicó esta semana, Gordillo anunció que el gremio estaba en pie de lucha pues no permitirían que se atentara contra los derechos de los trabajadores.

El domingo pasado, el SNTE emitió un boletín de prensa, en el que tachó de ignorante del tema educativo a Chuayffet. Lo mismo dijo de Josefina Vázquez Mota cuando fue nombrada al frente de la SEP.