Publicado el martes 26 de febrero del 2013

Dispara Al Aqsa cohete contra Israel en represalia a muerte de Jaradat

Notimex

JERUSALÉN — Las Brigadas Mártires Al Aqsa lanzaron un cohete contra Irsael, en represalia a la muerte de Arafat Jaradat, un palestino fallecido el fin de semana tras ser torturado en una prisión israelí, dando fin a la tregua acordada en noviembre.

El cohete cayó esta mañana en una carretera cercana a la ciudad de Ashkelon, en el sur de Israel, alrededor de las 6 a.m. hora local en una zona deshabitada.

"Una explosión se escuchó en la región de Ashkelon, expertos buscaron el área y encontraron un cohete, que dañó la carretera pero no causó ningún herido", indicó Myckey Rosenfeld, portavoz de la policía israelí.

El misil cayó en una zona deshabitada en los alrededores de Ashkelon, unos nueve kilómetros al norte de la franja de Gaza, sin embargo no activo las sirenas de alarma israelíes, ni el escudo antimisiles Iron Dome (Cúpula de Hierro) para derribarlo.

"Como primera respuesta al asesinato del heroico prisionero Arafat Jaradat, reivindicamos el disparo de un cohete Grad contra Ashkelon el martes a las 6 a.m.”, afirmó Al Aqsa en un comunicado.

El grupo armado, ligado al movimiento nacionalista Al Fatah del presidente palestino, Mahmoud Abbas, indicó que el lanzamiento se dio en represalia a la muerte del joven palestino, según un reporte de la agencia palestina de noticias Ma’an.

Jaradat, un palestino de 30 años detenido la semana pasada por agredir a un israelí, falleció el sábado pasado en un prisión israelí a consecuencia de las torturas recibidas durante los interrogatorios, aunque, según Israel su muerte fue por un ataque cardiaco.

El ataque viola la tregua acordada en noviembre de 2012 entre Gaza e Israel, tras la operación militar "Pilar Defensivo", realizada por el Ejército israelí en Gaza por los cohete lanzados a su territorio y que dejó más de 100 palestinos y cinco israelíes muertos.

El incidente se produce en medio de las recientes tensiones surgidas en la Ribera Occidental tras la muerte de Jadarat y las manifestaciones y enfrentamientos entre palestinos y fuerzas de seguridad israelí.

Jaradat fue sepultado la víspera en un pequeña localidad de la ciudad cirjordana de Hebrón, en medio de multitudinarias protestas y las amenazas de vengaza emitidas por el Movimiento de Resistencia Islámica (Hamas) y Al Aqsa.