Publicado el lunes 25 de febrero del 2013

Permite Benedicto XVI a cardenales que anticipen el Cónclave

Notimex

CIUDAD DEL VATICANO — El Vaticano dio a conocer un decreto del papa Benedicto XVI que modificó algunos pasajes de la ley eclesiástica que rige el proceso de sucesión papal y permitió, entre otras cosas, la anticipación del inicio del Cónclave. La carta apostólica en forma de "motu proprio" (de propia voluntad), titulado "De nonnullis mutationibus", estableció cambios en 15 de 92 artículos de la constitución "Universi Dominici Gregis" (De todo el rebaño del señor) promulgada en 1996 por Juan Pablo II. Con su texto Benedicto XVI reformó el artículo 37 de esa constitución e integró la siguiente frase: "dejo al Colegio de Cardenales la facultad de anticipar el inicio del Cónclave si consta de la presencia de todos los cardenales electores". Anteriormente se establecía genéricamente la obligatoriedad de esperar 15 días desde el inicio de la "sede vacante" y antes del comienzo de las votaciones. Sobre este punto existían diversas interpretaciones, que ahora fueron aclaradas por el decreto de Ratzinger. "Los 15 días estaban establecidos para esperar a los electores ausentes, ahora si todos llegan y si alguno hace saber en modo formal que no participará porque está impedido por razones graves, personales o enfermedades, no se espera más a este cardenal", indicó Pieluigi Celata, vicecamarlengo de la Iglesia romana. "Por lo tanto se puede, si así lo quieren y lo deciden, anticipar el Cónclave. El papa no quiso imponer un tiempo más breve a esperar, porque las circunstancias pueden cambiar, los cardenales pueden tener deseo de hablar más largamente e intercambiar opiniones", agregó. Según Celata, la intervención de Benedicto XVI ha sido "muy medida" y "muy sopesada", porque da una nueva facultad a todo el Colegio de Cardenales y no sólo los votantes. "Esta decisión no debe ser tomada sólo por los cardenales electores (menores de 80 años) que están esperando a los otros, sino por todo el colegio", apuntó durante una conferencia de prensa. A partir del próximo 1 de marzo, inicio formal de la "sede vacante" como consecuencia de la entrada en vigor de la renuncia del actual papa, el decano del Colegio Cardenalicio convocará a las Congregaciones Generales, las reuniones plenarias de todos los purpurados. Durante esas Congregaciones, que tendrán lugar en El Vaticano, se decidirán algunos detalles del gobierno de la Iglesia católica y se deberá votar la fecha de comienzo del Cónclave. Al inicio de su "motu proprio", difundido este lunes, Joseph Ratzinger indicó que las modificaciones a la normativa por él ordenadas tienen como objetivo mejorar el desarrollo de la elección del pontífice. Entre los cambios destacó el permiso para que sean ocho y no dos los ceremonieros pontificios que puedan entrar dentro de la Capilla Sixtina al momento de la votación para auxiliar a los cardenales. Asimismo, extendió la pena de excomunión "latae sententiae" (automática), a todas las personas que se vuelven partícipes en la divulgación de cualquier tipo de información o noticia referente al Cónclave, cubierto del más estricto secreto.