Publicado el lunes 25 de febrero del 2013

Juicio a "caníbal" en NY pone a prueba límite entre fantasía y crimen

Notimex

NUEVA YORK — El juicio del ex policía Gilberto Valle, que inició hoy en esta ciudad estadunidense, ha puesto a prueba los límites que existen entre tener una fantasía extrema que involucra canibalismo y, de hecho, cometer un crimen.

En uno de los más extraños juicios en la historia reciente de Nueva York, Valle es juzgado bajo la evidencia de horas de discusión que mantuvo en foros públicos de internet, durante las que planeó secuestrar, torturar y comer mujeres.

Los tabloides de la ciudad no tardaron en bautizar a Valle con el mote de "policía caníbal", aunque ni los fiscales ni ningún testigo alega que el ex policía neoyorquino alguna vez comió carne humana o, siquiera, que haya lastimado a alguien.

Las acusaciones de la fiscalía se basan enteramente en el supuesto de que Valle un hombre de 28 años de edad, casado y con una hija tenía todas las intenciones de llevar a cabo sus planes de secuestrar y devorar a alguien.

Los cargos son por conspirar por cometer secuestro y por emplear en sus planes bases de dato de la policía para seleccionar a sus víctimas. De ser probados los cargos, Valle podría ser sentenciado de por vida en la cárcel.

Durante la primera audiencia del juicio, la abogada de Valle, Julia Gatto, insistió en que su cliente nunca tuvo la intención de secuestrar a alguien, que los cargos eran ficticios y que no había ninguna evidencia de que su hubiera cometido un crimen.

"No se puede sentenciar a la gente por sus pensamientos, incluso si éstos son enfermos", alegó Gatto, de acuerdo con varios recuentos de medios de comunicación presentes durante el juicio.

Sin embargo, alertada por la propia esposa de Valle, que detectó un extraño comportamiento en su esposo, la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) sostiene que los planes del acusado involucraban a "mujeres muy reales".

Valle detalló a otros simpatizantes a la fantasía del canibalismo sus planes para comer mujeres, además de que investigó sobre recetas con carne humana, formas de atar personas y sustancias para dejar inconsciente a la gente, según la fiscalía.