Publicado el lunes 25 de febrero del 2013

Cumple afición de Chivas amenazas y causa daños

Notimex

LEÓN, Gto. — Las amenazas emitidas en las redes sociales a la afición de Esmeraldas por parte de Chivas se cumplieron y llegaron a esta ciudad los autobuses que fueron agredidos en Guadalajara y cuyos daños ascienden a 1.5 millones de pesos (alrededor de 117,240 dólares).

Y es que, la amenaza contra los seguidores del cuadro leonés fueron echas desde la semana previa al partido, por la fecha ocho vía Internet, por parte de la barra de Chivas con el lema "sangre con sangre se paga", tras lo ocurrido en el Apertura 2012, en esta ciudad.

Los violencia generada por la afición chiva dejó como saldo varios autobuses de diversas líneas afectados, incluido el del club esmeralda, con daños que ascienden al millón y medio de pesos, según cálculos de los representantes legales de esos medios de transporte.

Al finalizar el partido entre Chivas y el conjunto esmeralda de este domingo, en el estadio del Guadalajara, los autobuses fueron agredidos con piedras, tabiques y palos, por lo que perdieron la mayoría de sus parabrisas y ventanillas.

Los quejosos, que acudieron a las oficinas del club para demandar su apoyo, revelaron que algunos de esos camiones de transporte de pasajeros nada tenían que ver con el partido, ya que sólo ofrecían su servicio en la ruta a Guadalajara.

La directiva del León, por su parte, se comprometió a darles una solución a los afectados por la violencia generada por los supuestos aficionados de Chivas y los expedientes recopilados serán presentados ante las autoridades de la Liga MX.

Sobre lo ocurrido este domingo luego del cotejo, el técnico charrúa Gustavo Matosas lamentó que haya personas que busquen manchar el fútbol con estas acciones y demandó de la Liga MX, medidas más fuertes para evitar que se repitan.

"Hay que aplicar sanciones muy severas contra los equipos que hagan eso, ya sea León, Chivas, el que sea, las sanciones severas o el cierre del estadio son las cosas que hacen que uno cuide al aficionado del otro equipo, el fútbol es un espectáculo y acá en México se insiste mucho en que se haga eso".

"A nuestro camión le aventaron una piedra que iba directo a la cabeza del conductor, afortunadamente, el vidrio resistió el impacto, porque si no, a la velocidad que conducía, de 80 kilómetros por hora, seguramente la reacción del chofer hubiera sido hacer un movimiento brusco con el volante y quizá hasta nos hubiéramos matado", señaló Matosas.