Publicado el viernes 22 de febrero del 2013

Llama Bersani a electores italianos a cerrar 20 años de berlusconismo

Notimex

ROMA — El candidato de la centroizquierda italiana, Pierluigi Bersani, favorito para ganar los comicios de este domingo y lunes, cerró su campaña electoral con un llamado a superar 20 años de "berlusconismo".

"Buscamos cerrar 20 años que dejan un daño profundo al país", declaró Bersani en un teatro de Roma lleno de seguidores procedentes de todo el país.

Dijo, en alusión al magnate de los medios de comunicación y ex primer ministro, Silvio Berlusconi, que tras la caída del Muro de Berlín en 1989 y mientras en Europa renacía una nueva era política, en Italia "se inoculó el virus de un hombre que dice no conocer la política y odiar los impuestos".

Resaltó que con la victoria de su partido, Italia cerraría dos décadas de política personalista y "dañina" inaugurada por Berlusconi.

Bersani, ex comunista y quien fuera ministro de Desarrollo Industrial en el gobierno de Romano Prodi, recordó que él fue elegido como candidato de su partido en elecciones democráticas internas, a diferencia del resto de los contendientes en la campaña electoral.

"Decidimos jugárnosla (en las elecciones internas) porque vimos el riesgo de pasar de un populismo a otro, mientras populista es lo contrario de popular", señaló.

También advirtió que en caso de que el Movimiento 5 Estrellas del cómico y bloguero Beppe Grillo gane las elecciones, Italia terminará como Grecia.

"Entiendo muy bien a quienes están enojados, hemos visto de todo ¿pero hacia dónde queremos llevar este malestar y esta protesta?, porque si salimos del euro (como promete Grillo) terminamos como Grecia no dentro de seis meses, sino mañana mismo", afirmó.

Asimismo, llamó a votar a su favor a los indecisos y a quienes en elecciones pasadas lo hicieron por Berlusconi creyendo "en buena fe" en sus promesas.

Bersani también prometió, tras los escándalos sexuales y de corrupción que caracterizaron la última fase de la era del llamado Il Cavaliere, mayor moralidad pública y privada.

El de hoy fue el último día de la campaña electoral, y mientras Roma fue invadida por cientos de miles de personas que acudieron a escuchar a Grillo, el primer ministro dimisionario, Mario Monti, cerró en un teatro de Florencia y Berlusconi canceló, por motivos de salud, su presencia en un mitin en Nápoles.