Publicado el viernes 22 de febrero del 2013

Bless Me, Última: Valiosa pero pudo ser más

Especial La Estrella Digital

Con una narrativa extraordinaria proporcionada por una voz en off que nos va colocando por la vida del pequeño protagonista, la película basada en la poderosa novela del reconocido y laureado escritor chicano, Rudolfo Anaya, Bless Me, Última publicada en 1972, llevará a su auditorio por un viaje de descubrimiento justo en el año en el que Antonio (Tony) Márez Luna, de siete años, pierde la inocencia de la infancia.

La película alcanza a Tony (Luke Ganalón) durante la Segunda Guerra Mundial, el pequeño vive con sus padres (Dolores Heredia y Benito Martínez) en una región rural de Nuevo México, sus tres hermanos mayores están en la guerra y él va a empezar el colegio, al que asistirá acompañado de sus dos hermanas mayores.

Es durante ese mismo periodo que la misteriosa curandera Última (la grande como le llaman sus padres) llega, sin explicación alguna a vivir a su casa. De inmediato se da una gran complicidad entre la anciana que viene a “pasar los últimos días de su vida” y el más pequeño del hogar.

Última toma a Tony bajo su manto y el niño además de aprovechar y disfrutar al máximo la compañía de la anciana, aprende de sus artes medicinales, de su amor por la naturaleza y su entereza como persona.

Será durante el par de años que Última viva en casa de los Márez, cuando Tony se haga las preguntas más poderosas de su existencia, ¿existe Dios?, ¿es bueno o es malo?, también cuando se enfrente al velado racismo y al lugar que ocupa en la escala social.

El director y guionista Carl Franklin hace un buen trabajo cinematográfico y de narrativa, pero el poder de los personajes no se alcanza a desarrollar en su totalidad dejando muchas historias inconclusas y cientos de preguntas en el auditorio.

El novel actor Luke Ganalón hace un estupendo trabajo a pesar de que los otros niños en la película no son tan acertados, la maravillosa actriz Miriam Colón se luce como Última, creando un misticismo que es lo que realmente vale la pena de la cinta, y a la actriz mexicana Dolores Heredia, que hace sus “pininos” en el cine en inglés (en este caso Spanglish) podría habérsele sacado mucho más promedio.

Lo cierto es que esta historia universal podría haber sucedido en cualquier rinconcito de México o América Latina y la forma en la que Anaya la cuenta es verdaderamente enternecedora. Para los que no han leído el libro homónimo, la cinta sí hace que se desee conocer mucho más a sus personajes.

Bless Me, Última es una película independiente que a pesar de su calidad pudo haber dado mucho más. En cuanto a la presentación del hispano en los Estados Unidos y su trascendencia y relevancia como parte importante de la sociedad, la cinta debe reconocerse como original y valiosa. Vale la pena verse.

También se estrenan:

Dark Skies, 56 Up, Snitch, This is Not a Film

Bless Me, Última

Drama

Dirige: Carl Franklin

Actúan: Luke Ganalón, Miriam Colón, Dolores Heredia, Joaquín Cosío, Benito Martínez, Manuel García Rulfo, entre otros.

Clasificación: PG-13 por violencia y palabras soeces

102 min.

***