Publicado el viernes 22 de febrero del 2013

Prohíbe Texas a agentes disparar desde helicóptero tras error mortal

Notimex

DALLAS — El Departamento de Seguridad Pública de Texas (DPS) emitió una nueva directriz en la que prohíbe a sus agentes disparar desde un helicóptero en vuelo, a raíz de la muerte de dos indocumentados.

La nueva norma se emite a cuatro meses de que un agente del DPS disparara desde un helicóptero a un vehículo al que perseguía desde el aire y matara a dos inmigrantes indocumentados guatemaltecos.

El director del DPS, Steve McCraw, sin embargo, aseguró la víspera a los miembros del Comité de Asignaciones de la Cámara de Representantes de Texas que la decisión no fue motivada por el incidente en el que fallecieron los migrantes.

El 25 de octubre pasado, un agente del DPS disparó desde un helicóptero contra un vehículo que transportaba indocumentados y que era perseguido desde el aire, causando la muerte de los guatemaltecos Marco Antonio Castro y José Leonardo Coj Cumar.

El incidente aún está siendo investigado por agentes de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI), el mismo DPS y la Oficina del Sheriff del condado fronterizo de Hidalgo, donde se dieron los hechos.

Al referirse a la nueva norma, el director del DPS afirmó que ésta "no es una reflexión sobre lo que ocurrió allí". "Soy un firme creyente de que hicieron exactamente lo que ellos (los agentes) pensaban que tenían que hacer", dijo McCraw.

Sin embargo, agregó: "Estoy convencido de que a partir de una plataforma de helicóptero no debemos disparar a menos que les disparen a ellos o si le están disparando a alguien".

El incidente de octubre pasado, registrado cerca de la comunidad de La Joya en el sur de Texas, desencadenó un torrente de críticas al DPS.

La corporación era la única agencia a lo largo de la frontera suroeste que permitía la práctica de disparar desde el aire.

La nueva política fue adoptada esta semana sin ser anunciada hasta este jueves.

El DPS continuará permitiendo a sus agentes disparar desde el aire en los casos en que un "sospechoso ha utilizado o está a punto de usar la fuerza letal con el uso de un arma mortal".