Publicado el viernes 15 de febrero del 2013

Presiona Alemania para aclarar caso de productos con carne de caballo

Notimex

BERLÍN — El gobierno de Alemania presionó para que se llegue a una pronta aclaración en el caso de los productos que contenían carne de caballo en lugar de carne de res y colocados en el mercado europeo.

El jueves, la cadena de supermercados económicos Real en Alemania confirmó que detectó carne de caballo en un lote entero de lasaña congelada, y cuya etiqueta afirmaba que contenía carne bovina.

La cadena de supermercados retiró de la venta, como medida precautoria, lotes de lasaña a bajo precio de la marca "Tip" que fueron entregados entre noviembre 2012 y enero 2013.

Después de conocerse este caso el gobierno alemán pidió aclarar la situación.

"Necesitamos claridad: queremos saber si este caso fue aislado o si es la punta de un iceberg", dijo este viernes en Berlín una portavoz del Ministerio de Alimentación Agricultura y Protección del Consumidor.

Varias naciones europeas ya implementaron medidas de control ante la sospecha que este fraude, pero se deberían establecer "en qué país y en qué lugar se produjo el hueco en la cadena", añadió la portavoz en declaraciones a la prensa alemana.

El caso expone un fraude cometido por alguno de los actores en la cadena de producción, transformación y distribución de la carne, empleada en la fabricación de diversos productos precocidos.

Tanto el Ministerio como varios expertos del sector insistieron en los últimos días en explicar que la carne de caballo encontrada en la lasaña congelada no implica daños para la salud, sino que es un fraude.

Si la carne en sí no resulta dañina para las personas, la polémica adquirió el jueves una nueva dimensión cuando se dio a conocer que la agencia británica de seguridad alimentaria descubrió trazas del antiinflamatorio fenilbutazona en ocho muestras de equinos.

Se trata de un medicamento comúnmente utilizado en equinos, pero que provoca efectos adversos para la salud en los humanos, por ello está prohibido en la cadena alimentaria por la Unión Europea (UE).

Mientras, la prensa dio a conocer que en los laboratorios del sector público de Berlín y de Brandenburg ya empezaron los análisis en todas las carnes molidas de la ciudad: hasta el lunes cada barrio deberá enviar muestras de carne tal y como pide el laboratorio.

Otras cadenas de supermercados alemanes, como el gigante Edeka anunciaron por su parte que llevarán a cabo pruebas para establecer si fueron víctimas del fraude.