Publicado el jueves 14 de febrero del 2013

Interponen demanda contra EU padres de agente asesinado en México

Notimex

DALLAS — Los padres del agente especial de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE), Jaime Zapata, asesinado en México en 2011, interpusieron una demanda civil contra el gobierno de Estados Unidos por conspiración, encubrimiento y negligencia en la muerte.

La demanda también fue presentada ante la corte federal para el Distrito Suroeste de Texas en Brownsville, por el también agente del ICE, Víctor Ávila, quien acompañaba a Zapata cuando fueron emboscados por hombres armados que se presume eran de un cártel narcotraficante.

Los dos agentes del ICE fueron sorprendidos por sus atacantes el 15 de febrero de 2011, cuando viajaban en una camioneta blindada por la carretera federal 57, en el estado mexicano de San Luis Potosí.

Zapata murió y Ávila resultó herido en el incidente.

La demanda acusa a varias dependencias federales estadounidenses, a funcionarios mexicanos, a propietarios de armerías y a varios señalados como traficantes y compradores ilegales de rifles y pistolas.

La querella, presentada por la madre de Zapata, Mary M. Zapata, por su padre, Amador Zapata Jr. y por el agente Ávila, busca que se les compense con una cantidad no especificada, por los daños causados por el atentado.

Los demandantes sostienen que los acusados no acataron las políticas y regulaciones sobre la exportación de armas, la seguridad de los viajes de los agentes y la supervisión de los empleados.

También hacen acusaciones relacionadas con la dotación de vehículos defectuosos, entre otras.

Según la demanda, Zapata murió y Ávila fue herido con armas de fuego procedentes de comerciantes estadounidenses.

Por lo menos tres armas de fuego fueron recuperadas por las autoridades mexicanas que investigaban el ataque y luego fueron entregadas al gobierno estadounidense.

Según la demanda, "las armas utilizadas fueron rastreadas por su número de serie por lo que se sabe que procedían de Estados Unidos".

La Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF) llegó a la conclusión de que estas armas de fuego se utilizaron de hecho para disparar contra los agentes Zapata y Ávila", precisó el documento.

Añadió que supervisores mexicanos dieron instrucciones a los agentes de conducir por la carretera 57 conocida por ser frecuentemente recorrida por una peligrosa organización criminal. Los agentes se dirigían a recoger equipos no especificados y una alerta de seguridad había sido emitida.

Julián Zapata Espinoza, principal sospechoso del asesinato del agente Jaime Zapata -con quien no guarda parentesco- fue detenido en México y extraditado a Estados Unidos. Comenzará a ser juzgado por intento de homicidio el próximo 3 de junio en una corte federal del Distrito de Columbia, en Washington.

Otro detenido en relación con el ataque, Luis Jesús Sarabia Ramón, alias Pepito Sarabia o Z-44 fue arrestado en fecha reciente en San Pedro Garza García, en el norteño estado mexicano de Nuevo León.

Las autoridades mexicanas sospechan que Sarabia Ramón era el jefe regional de la banda criminal de los Zetas en los estados mexicanos de Coahuila, Aguascalientes y San Luis Potosí.

Se desconoce aún si Sarabia Ramón será extraditado a Estados Unidos para enfrentar cargos por la muerte de Zapata. Su nombre no aparece en una búsqueda de registros de las corte federales en Estados Unidos.