Publicado el miércoles 13 de febrero del 2013

Confirman muerte de ex agente policial prófugo en California

Notimex

LOS ÁNGELES — Autoridades policiales confirmaron esta noche la muerte del ex policía y presunto homicida Christopher Jordan Dorner, de 33 años, cuyo cuerpo fue hallado en una cabaña que se incendió en Big Bear, una zona montañosa cercana a Los Ángeles.

Dorner, un ex agente del Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD), era buscado como sospechoso del asesinato de tres personas, a la que se sumó una más este martes, entre ellas dos oficiales, y por causar lesiones a otros dos.

El ex agente participó en un tiroteo que se prolongó más de media hora en la cabaña donde se atrincheró después de robar una camioneta.

En el intercambio de disparos resultaron heridos dos agentes, uno de los cuales murió camino al hospital.

Tras varias horas de sitiar la cabaña, autoridades policiales reportaron una detonación de arma de fuego en la cabaña donde Dorner permanecía refugiado.

El incidente movilizó a cientos de agentes de corporaciones locales, estatales y federales.

Por la captura de Dorner se ofreció una recompensa que el martes fue elevada hasta un millón 100 mil dólares.

Antes de confirmarse la muerte de Dorner, miembros de un equipo de Tácticas Especiales (SWAT) se aprestaba a entrar en la cabaña.

Tras una advertencia con altavoz, que fue desatendida, el SWAT inició una embestida contra la cabaña para destruir pared por pared. La vivienda se incendió sin que por ahora se conozcan las causas.

Una fuente policial dijo que la incursión policiaca inició con la rotura de ventanas, y gases lacrimógenos para disuadir a Dorner y convencerlo de que se entregara.

Tras un disparo de arma de fuego, la vivienda fue consumida por las llamas.

Los agentes consideraron al sospechoso como un hombre "armado y sumamente peligroso".

Dorner fue despedido en 2009 y perdió dos años más tarde una apelación para ser reinstalado en LAPD.

Hace un par de días insertó un manifiesto en Internet advirtiendo una venganza contra la corporación hasta que su nombre fuera limpiado.

El ex policía fue acusado de matar a dos personas el pasado 3 de febrero, una de ellas hija de un sargento retirado de la policía.

Luego mató a un agente de Riverside y dejó herido a otro.