Publicado el miércoles 13 de febrero del 2013

Llama Obama a Congreso a trabajar por bienestar del país

Notimex

WASHINGTON — El presidente Barack Obama llamó al Congreso a poner de lado diferencias políticas en pos del bienestar del país, y ofreció propuestas para generar empleos, sobre comercio exterior, medio ambiente y fortalecer la clase media.

Al hablar anoche ante una sesión bicameral en su primer mensaje sobre el Estado de la Nación de su segundo mandato, Obama dijo que su gobierno acelerará el retiro de Afganistán, al sacar en los próximos doce meses a más de la mitad de las tropas estacionadas en esa nación.

"Esta noche, puedo anunciar que durante el próximo año, otros 34 mil soldados estadunidenses regresarán a casa desde Afganistán. Esa reducción continuará. Y nuestra guerra en Afganistán terminará a finales del año que viene", anunció.

Como parte de esta estrategia, Obama dijo que su gobierno negocia un acuerdo con el gobierno afgano para capacitar y equipar a las fuerzas afganas para que esa nación no caiga de nuevo en un caos.

De igual modo, se buscará fortalecer los esfuerzos antiterroristas "que nos permitan perseguir a los restos de Al Qaeda y sus afiliados", organización que, dijo, "no es la sombra de lo que era" cuando atacó este país el 11 de septiembre de 2001.

Obama enfocó su mensaje en la economía, con un llamado al Congreso para alcanzar un acuerdo sobre el presupuesto, que evite recortes automáticos a partir de marzo si las negociaciones fracasan.

"Nuestra labor tiene que comenzar tomando ciertas decisiones básicas sobre nuestro presupuesto; decisiones que tendrán un impacto inmenso en la solidez de nuestra recuperación", dijo.

El mandatario advirtió que los recortes costarían empleos al país, perjudicarían a la economía e impondrían dificultades a millones de personas.

Obama dijo que cualquier acuerdo deberá tener un enfoque equilibrado, con recortes de gastos y con ingresos, "haciendo que todos hagan lo que les corresponde hacer. Y ese es el enfoque que yo les ofrezco esta noche".

"Pongamos a un lado los intereses de los partidos, y colaboremos para aprobar un presupuesto que reemplace los recortes desatinados, con ahorros e inversiones sensatos en nuestro futuro", exhortó.

Obama aclaró que si bien la reducción del déficit tiene que ser parte de la agenda económica, "no es por sí sola un plan económico", sino que se deben generar empleos para la clase media, "esa tiene que ser la estrella polar que guíe nuestros esfuerzos".

Para ello propuso aumentar el salario mínimo federal a nueve dólares por hora, para lograr que millones de familias salgan de la pobreza, y ofreció créditos tributarios a los negocios que contraten e inviertan.

"Familias más fuertes. Comunidades más fuertes. Estados Unidos más fuertes. Este tipo de prosperidad, que es amplia, compartida y edificada sobre una próspera clase media, ha sido siempre la fuente de nuestro progreso en este país", precisó.

Obama anunció también el inicio de conversaciones para una Alianza Transatlántica de Comercio e Inversión con la Unión Europea para elevar las exportaciones, "porque el comercio que sea libre y justo a través del Atlántico sustenta millones de empleos estadunidenses".

En aras de una igualdad de oportunidades en los mercados en crecimiento de Asia, "tenemos la intención de completar las negociaciones para una Alianza Transpacífica", añadió.

Uno de los más momentos de mayor intensidad fue cuando el mandatario abordó el tema de las armas y demandó al Congreso un voto sobre las propuestas para implementar un sistema universal de verificación en las compras y la prohibición sobre cargadores de alta capacidad.

El mandatario dijo que las víctimas de la violencia armada merecían ese voto, y citó a algunas de ellas, invitados al salón de sesiones, incluyendo la ex congresista demócrata por Arizona Gabby Giffords y los padres de una joven muerta semanas atrás en Chicago.

Como en su toma de protesta, Obama resaltó la necesidad de confrontar la amenaza del cambio climático, para lo cual instruirá a su gabinete para formular medidas ejecutivas contra la contaminación, "preparar a nuestras comunidades para las consecuencias del cambio climático y agilizar la transición a fuentes de energía más sostenibles".

En el ámbito de la política exterior, el mandatario enfocó su mensaje en el Oriente Medio, en particular Egipto, Libia a Israel, a donde viajará el mes próximo.

Reafirmó la intención de su gobierno de contener la proliferación de armas nucleares, promoviendo una mayor presión internacional sobre Irán y Corea del Norte, e iniciando conversaciones con Rusia para una mayor reducción de sus respectivos arsenales.

Se refirió también a la necesidad de fortalecer la lucha contra los ataques cibernéticos, para lo cual llamó al Congreso a que apruebe leyes que den a su gobierno una mayor capacidad para proteger redes y evitar ataques.

Obama anunció también la creación de una comisión apartidista que evalúe mejoras al sistema de votación, en respuesta a las dificultades confrontadas por miles de estadunidenses en elecciones recientes, incluyendo la presidencial.

"Vamos a corregir esto. El pueblo estadunidense lo exige. Y también lo exige nuestra democracia", apuntó.