Publicado el lunes 11 de febrero del 2013

Siria jamás renunciará a sus 'principios' pese a presiones: al-Assad

Notimex

JERUSALÉN — El presidente sirio, Bashar al-Assad, advirtió que su país jamás renunciará a sus "principios" pese a las fuertes "presiones y conspiraciones", en medio de la violencia, incluida la explosión de un carro bomba en la frontera siria-turca.

"Siria seguirá en el corazón del mundo árabe y no renunciará a sus principios sean cuales sean las fuertes presiones y las conspiraciones", dijo al-Assad durante una reunión con una delegación jordana.

El presidente al-Assad indicó que estas presiones "no tienen como blanco sólo a Siria, sino a todos los árabes", según la agencia siria de noticias SANA.

La advertencia del mandatario coincide con la explosión de un carro bomba en la frontera entre Siria y Turquía, que dejó al menos 12 muertos y más de 30 heridos, así como de la captura por parte de los rebeldes sirios de la presa más grande del país, en un golpe para el régimen.

La explosión del automóvil ocurrió en Cilvegozu, un paso fronterizo entre Turquía y Siria ubicado en la provincia turca de Hatay, según fuentes de Ankara, sin embargo fuentes aduaneras aseguraron que el incidente se registró en la parte siria, en poder de los rebeldes.

Según fuentes aduaneras y del Ministerio de Comercio de Turquía, citadas por la cadena de televisión CNN Turk, los fallecidos son nueve ciudadanos sirios y tres turcos, mientras los heridos son al menos 32, de los cuales 13 están graves.

Adnan Korkmaz, gerente regional del servicio de aduanas, explicó que junto al coche detonado había estacionados numerosos vehículos, de los cuales al menos 15 fueron dañados por el fuego que ha producido la explosión, según el diario turco Hurriyet.

En el lugar donde estalló el carro bomba, según testigos, los cooperantes descargan diariamente ayuda humanitaria procedente de Turquía, la cual posteriormente distribuyen en las provincias sirias de Alepo, Idlib y Homs.

Tras la explosión, las autoridades turcas cerraron de manera parcial el paso fronterizo de Cilvegozu, pues sólo se permite la entrada a Turquía de los civiles que huyen de Siria, mientras que la carga de los camiones que aguardan para entrar en el país vecino son revisados.

El opositor Partido Republicano del Pueblo de Turquía, aseguró que la deflagración es fruto de una provocación organizada por los opositores a Damasco.

"Los rebeldes están fuertes en esta zona fronteriza, el ejército sirio no puede llegar hasta aquí", dijo el parlamentario Hasan Akgol a la televisión NTV.

Los rebeldes han logrado sus mayores triunfos militares en la guerra civil en el norte del país, en provincias como Idlib, Raqa y Alepo, todas en la frontera con Turquía.

Este lunes, los rebeldes sirios capturaron la presa más grande del país tras varios días de intensos combates, con lo cual se hicieron del control del suministro del agua y electricidad para gran parte del territorio, en un importante golpe al régimen de al-Assad.

La captura de la presa al-Furat, en la provincia nororiental de Raqqa, fue un logro importante, ya que ahora controlan el suministro de agua y electricidad tanto para zonas en poder del régimen como para grandes franjas de tierra que han capturado en los últimos 22 meses de lucha.