Publicado el lunes 11 de febrero del 2013

Impide Siria paso de ayuda humanitaria a zonas en control rebelde: HRW

Notimex

NUEVA YORK — El gobierno de Siria impide el paso de ayuda humanitaria a zonas del país bajo el control de los rebeldes, por lo que miles de personas padecen "horribles condiciones de vida", denunció Human Rights Watch (HRW).

En un comunicado, el grupo de defensa de los derechos humanos urgió al gobierno de Siria a autorizar el paso de asistencia a través de sus fronteras, especialmente la de Turquía, con el fin de ayudar a la población civil desamparada.

Llamó también a los aliados del gobierno sirio, especialmente a Rusia, a que ejerzan presión para que el gobierno abra todas sus fronteras para recibir ayuda humanitaria.

"Miles de sirios enfrentan horrendas condiciones de vida porque la ayuda simplemente no les está llegando", declaró Sarah Leah Whitson, directora de HRW en el Medio Oriente.

La activista expresó que una sola orden del gobierno sirio podría cambiar la situación, aunque también indicó que los países donadores que financian la entrega de ayuda podrían hacer más para mejorar la situación.

HRW recordó que las agencias de la ONU que distribuyen ayuda humanitaria no tienen permitido cruzar fronteras sin el consentimiento expreso de Siria para hacerlo, de acuerdo con una resolución de la Asamblea General.

Manifestó por ello que la ONU debería involucrarse más en lograr la entrega de asistencia transfronteriza, y pidió al Consejo de Seguridad a que llame a Siria a aceptar el paso de asistencia desde fuera de sus límites nacionales.

"Los amigos de Siria, incluido Rusia, no deben permanecer en silencio a la luz de esta crisis humanitaria", expresó Whitson.

De acuerdo con investigaciones de campo de HRW, en muchas de las 18 comunidades visitadas en las gobernaturas de Idlib, Latakia y Aleppo "las condiciones humanitarias se han deteriorado significativamente".

La ONU por su parte calcula que cuatro millones de sirios requieren de ayuda humanitaria para subsistir, en tanto que mediante su Programa Mundial de Alimentos sólo pueden cubrir a 1.5 millones de personas.