Publicado el lunes 11 de febrero del 2013

Miles de niños nacidos en EU en riesgo por deportación de sus padres

Notimex

LOS ÁNGELES — De continuar la política migratoria, en cinco años unos 15 mil niños nacidos en Estados Unidos serán separados de sus padres indocumentados, publicó hoy el diario Los Ángeles Times.

En un artículo de opinión reportó que en la actualidad al menos cinco mil niños nacidos en este país viven en centros de crianza del gobierno, después de que fueron separados de sus padres.

De acuerdo con el informe del Centro de Investigación Aplicada de "Familias destrozadas", al menos cinco mil niños de inmigrantes viven en Estados Unidos al cuidado de crianza, porque sus padres fueron detenidos o deportados.

Los inconformes se describen a sí mismos como "huérfanos" de Obama, describió el artículo firmado por las representantes demócratas Karen Bass y Lucille Royball Allard, quienes promueven un acta de Ayuda a Familias Separadas.

Advirtieron que este asunto deberá ser subsanado en la próxima reforma migratoria "De no hacerlo se habrá descuidado uno de los problemas más desgarradores del fracturado sistema migratorio actual".

Tras las detenciones de inmigración, agentes de la ley a menudo no permiten a los padres inmigrantes detenidos la oportunidad de hacer los arreglos necesarios para el cuidado de sus hijos.

Los niños pueden venir de la escuela, sólo para encontrar a sus madres y padres han ido. Cuando un niño entra en el sistema de hogares de crianza, los padres detenidos suelen tener poca participación en planes para el cuidado de sus hijos.

Todos estos factores aumentan las probabilidades de que la patria potestad puede ser inapropiadamente terminadas en casos en que los padres están implicados en el procedimiento de inmigración, lo que resulta en la separación familiar permanente.

Se añadió que en los casos cuando los padres detenidos sean liberados y se les permite permanecer en Estados Unidos, existen obstáculos para el proceso de reunificación.

Una vez que los padres son deportados, los desafíos para reunirse con sus hijos en Estados Unidos es aún mayor. En la mayoría de los casos, los pequeños se reúnen con sus padres deportados sólo si los consulados extranjeros son capaces de participar y abogar en nombre de los padres.