Publicado el viernes 08 de febrero del 2013

Sellarán su compromiso en La Gran Plaza

Especial La Estrella Digital

Ambos se conocieron en un escenario, ahí se comprometieron frente al público y ahora se van casar en ese mismo sitio en donde por dos años han dado muestras de su amor.

Alma González y Javier Aguilar, ella originaria de Chihuahua y él de Guadalajara, se vieron por vez primera en La Gran Plaza, sitio en el que ella ha trabajado como maestra de ceremonias por casi 8 años y él fue ahí hace cuatro a pedir trabajo como cantante.

Con formación lírica adquirida en su natal ciudad, Aguilar sólo necesitaba un espacio para mostrar su talento y le hablaron de La Gran Plaza. “Pues no me dieron trabajo como yo quería en esa ocasión, pero meses después vi a Alma en un restaurante donde yo cantaba y esa noche platicamos y me invitó a que fuera jurado de un concurso que estaba haciendo el centro comercial”, recuerda ahora Javier.

“La verdad es que desde la primera vez creo que hubo cierta química, pero cuando lo vi vestido de charro y cantando en el restaurante sí me gustó mucho”, recuerda González.

A partir del concurso, ellos empezaron a convivir más, Javier ocupó un espacio en el escenario Metro PCs de La Gran Plaza dos fines de semana al mes y la relación se dio, pero se hizo formal el 18 de septiembre del 2010 cuando Javier le pidió a la manera antigüita, que fuera su novia.

Como en todas las relaciones han pasado por varias anécdotas, una de ellas la recuerda Alma con mucha alegría.

“Mi amiga Alma Vera, quien también es de Guadalajara siempre me bromeaba diciéndome que me iba a llevar a su tierra para presentarme a sus amigos y es que yo siempre le hablaba de que nunca encontraba a hombres de mi estatura, ya que soy un poco alta. Ahora cuando platicamos le digo que el chico de Guadalajara vino hasta acá a conocerme”.

Javier dice que decidieron hacer público el romance y la petición matrimonial porque sabía que el público de La Gran Plaza los quiere y han seguido la relación.

“Y es que frecuentemente les preguntaban que cuándo era la boda, porque los veían enamorados y felices”, relata Carolina Imperial, cantante y quien este domingo 10 de febrero después de la ceremonia cantará para ellos.

“Creo que hacen una buena pareja, siempre se les ve sonriendo y pues como compañera que soy me da gusto que finalmente vayan a casarse frente a todos”, explica.

Para Javier casarse en un escenario era el paso obligado “porque amo mi trabajo, amo los escenarios y qué mejor que unir mi vida con la mujer que amo precisamente en un escenario”.

Sin embargo, ambos admiten que la idea no fue precisamente suya, sino de José Legazpi, uno de los propietarios de La Gran Plaza, quien frecuentemente bromeaba con Alma sobre la posibilidad de que se casaran ahí.

Alma relata que desde que anunciaron la boda el pasado enero, la gente les ha deseado parabienes y felicidades y se han mostrado complacidos porque van a ser parte del evento.

Ambos consideran que trabajar juntos y mantener una relación no ha sido para nada un problema ya que al contrario ambos se ayudan con crítica constructiva para mejorar su trabajo.

“He aprendido a no ser celosa y a entender el trabajo de él como cantante”, señala Alma.

Alma Vera, quien trabaja en La Gran Plaza y conoce a la pareja desde que empezó la relación, afirma que para ella no fue sorpresa que se casaran en público porque era el paso obligado.

“Si aquí se conocieron, aquí nació su amor y aquí se comprometieron, pues era lógico que se casaran aquí, frente a todos los que los conocemos y queremos”, puntualiza Vera.