Publicado el martes 05 de febrero del 2013

Comparecen primeros testigos en caso de violación contra joven india

Notimex

LONDRES — El primero de los 80 testigos compareció en el juicio contra los cinco hombres que violaron a una estudiante de 23 años a bordo de un autobús en Nueva Delhi en diciembre pasado y que días después murió en un hospital de Singapur.

El proceso en un tribunal de Nueva Delhi, que se celebra a puerta cerrada, comenzó con la declaración del principal testigo, un amigo de la joven que viajaba con ella cuando fue violada el 16 de diciembre y que él fue golpeado con una barra de hierro, según el diario The Times of India.

El hombre, un ingeniero de informática de 28 años de edad, llegó al tribunal en una silla de ruedas para ratificar su denuncia contra los seis acusados, cinco de los cuales podrían ser sentenciados a la pena de muerte en caso de ser declarados culpables.

Un sexto sospechoso, quien actuó con especial brutalidad, según la policía, tiene 17 años y puede ser condenado por un tribunal de menores a una pena máxima de tres años de cárcel.

Los acusados, quienes enfrentan 13 cargos pero han negado los cargos, son Vinay Sharma, un trabajador de un gimnasio; Ram Singh, el conductor del autobús; su hermano Mukesh Singh; el limpiador del vehículo Akshay Kumar Singh; y el frutero Pawan Kumar.

La fiscalía del Estado llamó a declarar a 80 testigos y ha asegurado que cuenta con pruebas contundentes contra ellos, como rastros de sangre de la víctima en la ropa de los hombres.

Según la policía, los seis atacaron a la estudiante de fisioterapia y a su amigo en el autobús en el que ambos volvían a casa después de ir al cine el pasado 16 de diciembre.

La mujer, que fue violada repetidamente y torturada con una barra metálica, antes de ser lanzada a la carretera desde el autobús en movimiento, murió dos semanas después en un hospital de Singapur a consecuencia de las heridas internas.

El crimen conmocionó a la sociedad india y motivó a miles de personas a realizar durante tres semanas protestas en Nueva Delhi y otras ciudades indias en demanda de mejores medidas de seguridad para las mujeres.

El hecho también originó un debate nacional sobre los asaltos sexuales, lo que obligó a las autoridades a reforzar las medidas de seguridad en las calles y a revisar las leyes en la materia.

El pasado fin de semana, el gobierno indio aprobó leyes más duras para castigar crímenes sexuales, incluyendo la pena capital para violadores que causen la muerte de su víctima.