Publicado el viernes 01 de febrero del 2013

Mariachi Espuelas de Plata va a competencia estatal

Especial La Estrella Digital

FORT WORTH — Con destreza, orgullo y disciplina miembros del Mariachi Espuelas de Plata, de la preparatoria North Side de esta ciudad, representará a Fort Worth durante la final estatal de la Competencia de Mariachis de Preparatoria que tendrá lugar en San Antonio el 9 de febrero.

Para Ramón Niño, director del Mariachi Espuelas de Plata, los 19 estudiantes que lo forman poseen esas cualidades que han sido la base para alcanzar el talento que los caracteriza.

Y sea cual sea el resultado de la competencia —en la que participaron 37 escuelas de tres regiones de Texas— Niño ya ve a sus estudiantes como triunfadores.

Las experiencias que sus discípulos han vivido como miembros del mariachi estudiantil, “y el orgullo con que cantan ya los hacen campeones ante mis ojos”, dice Niño quien además de director del Mariachi Espuelas de Plata es maestro de música.

Asimismo Niño elogia el empeño que le ponen tanto a esta como a sus otras clases académicas.

Bajo la dirección de Niño, en los últimos tres años este mariachi estudiantil ha participado en las finales de la competencia anual, organizada por la Mexican American School Board Members Association (MASBA) y la Texas Association of Mariachi Educators (TAME).

Han viajado a California para competir, recién la semana pasada se presentaron en el Stock Show de Fort Worth y el martes 29 se presentarían ante el cabildo de la ciudad.

La disciplina musical y el orgullo que reflejan al lucir sus trajes de mariachi, además de las experiencias que los estudiantes han vivido al viajar y dar presentaciones, son lecciones invaluables y les proporcionan carácter para el futuro, dice Niño.

“Cada detalle del traje es importante para ellos, la corbata de moño para los hombres, los aretes para las mujeres, el traje tiene que estar siempre limpio y bien planchado, los zapatos limpios y con brillo”, dice Niño.

Y esa misma disciplina en el arte de la música la reflejan en las clases académicas, ya que la mayoría de los miembros del Espuelas de Plata están también en las listas de honores académicos.

Para Iván y su hermana Karen Oropeza es un orgullo preservar un arte que tiene raíces en el país de sus antepasados, con el cual aunque poco conocen, se identifican.

“Me da orgullo haber aprendido este arte y poder darle serenata a una chica o a mi mamá en el Día de las Madres, una tradición muy típica de México”, dice Iván quien cursa el onceavo grado en la preparatoria y toca la guitarra.

Karen por su parte revela saber muy poco de música contemporánea para jóvenes que, dice, viene y desaparece pronto.

En contraste, tocar con el mariachi ayuda a preservar este género de música que ha sido heredado de generación en generación por más de 100 años.

“Si no cantamos estas canciones las perdemos”, dice Karen, cuyo instrumento es el violín.

Para Brianna Rodríguez, quien también toca el violín, la experiencia de ser parte del mariachi, le ha hecho resurgir sentimientos que cuestionan su existencia y su lugar en la sociedad.

Su padre es de México pero Brianna nunca aprendió español y nunca ha estado en México, por eso explica que cantando canciones sobre la revolución mexicana, la fe, el amor, la tierra y la música misma, le ha hecho considerar una carrera donde tenga que ver la cultura mexicana y la música.

Pertenecer al mariachi, dice, “ha cambiado mi enfoque en la vida y ha encendido mi pasión por la música”, dice Brianna.

Para los organizadores escuchar estos comentarios son una melodía.

“Esa es la idea del concurso, que nuestros jóvenes se interesen en nuestra música, cultura e historia”, dice Joe Muñoz, director ejecutivo de la MASBA.

Con el crecimiento de la población latina, Muñoz espera que las autoridades educativas extiendan la enseñanza de la historia del estado antes de la llegada de Stephen Austin, el empresario de Virginia que llegó al estado con 300 familias provenientes del entonces joven Estados Unidos y que con un permiso del gobierno mexicano pudieron vivir en Texas.

Según Muñoz a los estudiantes se les enseña la historia de Texas después de la llegada de Austin y no se mencionan previos y relevantes eventos históricos.

“Tenemos que enseñarle a nuestras futuras generaciones quiénes estaban aquí para recibir a Austin, y el sentirse orgullosos de su música es el primer paso”, dijo Muñoz.