Publicado el viernes 01 de febrero del 2013

Advierten sobre desabastecimiento de alimentos en Venezuela

Notimex

CARACAS — La confiscación de inventarios de alimentos por parte del gobierno venezolano agrava aún más los problemas de escasez y desabastecimiento que vive este país, denunció hoy el empresario Fernando Morgado.

"Los comerciantes no encuentran que hacer ante las permanentes acusaciones y atropellos del gobierno", precisó el ex presidente del Consejo Nacional del Comercio y los Servicios (Consecomercio), en diálogo con Notimex.

Morgado destacó que las continuas inspecciones que ejecuta el gobierno para intentar resolver el problema del desabastecimiento ha provocado que el sector comercial se abstenga de adquirir productos para atender la demanda, por temor a que los metan presos.

"En los supermercados y abastos venezolanos no se consigue harina de maíz, ni harina de trigo, azúcar, aceite, pollo, carne, arroz, pastas, sardinas, e incluso tampoco papel sanitario, debido a las desacertadas políticas oficiales", recalcó el dirigente gremial.

Recordó que en días pasados fueron incautadas a la distribuidora de alimentos "Empresas Polar" 346 toneladas de harina precocida, justo cuando iban a ser despachadas en camiones a los supermercados y abastos, bajo la acusación de "acaparamiento".

"El gobierno ve fantasmas y acaparadores por todos lados, y no acaba de entender que el desabastecimiento y la escasez que hoy padecen los venezolanos es consecuencia de las políticas oficiales que han destruido al aparato productivo nacional", afirmó Morgado.

Explicó que estas medidas confiscatorias no solucionan el problema del desabastecimiento y que, por el contrario, lo agravan, ya que los importadores privados se abstienen de traer alimentos del exterior, por temor a que se los decomisen.

"El comercio también teme manejar hasta modestos inventarios porque los pueden castigar por acaparamiento y la ley no establece cuál es un nivel de inventario razonable, sino que esa decisión queda a criterio del funcionario o guardia nacional de turno", aseguró.

Señaló que, incluso, "los mercados municipales se niegan a aceptar despachos entre nueve y hasta 30 toneladas, que es lo que puede cargar como máximo una gandola (trailer), por temor a un decomiso, aunque este volumen no sea excesivo".

Finalmente, Morgado exigió castigo ante cualquier práctica especulativa y de acaparamiento que pretenda controlar el mercado, por parte del sector privado, pues considera que lo que se está observando actualmente es una "persecución sin razón".