Publicado el jueves 31 de enero del 2013

Retoman FARC y gobierno de Colombia diálogo en clima de tirantez

Notimex

LA HABANA — La guerrilla de las FARC y el gobierno de Colombia retomaron hoy aquí su diálogo de paz en medio de un clima crispado tras fuertes declaraciones descalificadoras emitidas por separado.

El diferendo mostró este jueves las posiciones contrapuestas de los negociadores de ambos bandos antes de ingresar en el climatizado salón de negociaciones en el capitalino Palacio de Convenciones, donde transcurren las pláticas.

Rompiendo su habitual hermetismo, el jefe negociador gubernamental, el ex vicepresidente Humberto de la Calle, advirtió que las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) no van a obligar a su gobierno a un cese del fuego bilateral.

"Sólo habrá cese bilateral el día que firmemos el acuerdo para terminar el proceso. La orden del presidente (Juan Manuel) Santos ha sido que la fuerza publica continuará persiguiendo a las FARC en todo el territorio nacional", señaló.

En una declaración de audio enviada a los medios que cubren las pláticas a puertas cerradas, De la Calle condenó el secuestro por las FARC de dos policías, a quienes describió como personas humildes que cumplían su deber.

"Un secuestro es un secuestro, no aceptamos el eufemismo en esta materia", dijo al referirse a un reciente comunicado de la guerrilla según el cual se debe diferenciar el secuestro extorsivo con la retención de "prisioneros de guerra".

De la Calle sostuvo que la "regularización" del conflicto propuesta por las FARC, después que el gobierno descartó el cese del fuego, "realmente pretende institucionalizar el conflicto en vez de terminarlo".

"Pretende convertirlo en conversaciones eternas, perpetuarlo en el tiempo, esa no es la idea, eso no fue lo que firmamos en La Habana en agosto (de 2012)", anotó.

"La idea es (...) terminar de manera expedita y en el menor tiempo posible el conflicto. Ese es el propósito de estas conversaciones", iniciadas en esta capital el 19 de noviembre pasado.

En un comunicado, las FARC acusaron al gobierno colombiano de tratar de "romper la mesa" de negociaciones y calificaron como "altisonantes" imputaciones similares de De la Calle en Bogotá antes de viajar a La Habana.

Además, demandaron al gobierno del presidente Santos dar pasos definitivos para acabar con la miseria y terminar el conflicto armado interno de medio siglo.

En breves declaraciones a periodistas, el jefe negociador rebelde Iván Márquez aseguró que las FARC carecen de información respecto al paradero de los dos policías secuestrados el pasado viernes en Colombia.

Alegó que en Colombia existe una confrontación entre dos fuerzas beligerantes y argumentó que "si en esta confrontación resultan capturados en combate (miembros de la fuerza pública), a esos no se les puede llamar secuestrados, sino prisioneros de guerra".

Las FARC "no han venido a perder el tiempo en La Habana ni a hacérselo perder a nadie, sino a buscar la paz con justicia social para Colombia", dijo el comunicado insurgente.

De la Calle, por su parte, rechazó que las FARC puedan dictar leyes en Colombia como la 002 "y menos para encubrir propósitos extorsivos", dijo en referencia al mecanismo de financiación utilizado por los rebeldes.

Exigió a las FARC "dar la cara" a sus víctimas mediante un proceso de reparación y condenó los atentados contra los oleoductos y las fuentes de energía eléctrica, "donde también terminan afectando al pueblo que dicen defender".