Publicado el jueves 24 de enero del 2013

‘Más que seguridad’ en relación bilateral México-EU: subsecretario para América del Norte

Agencia Reforma

Un nuevo presidente mexicano, un nuevo periodo del presidente estadounidense Barack Obama y una relación bilateral añeja y compleja enmarcan la situación desde la cual el nuevo subsecretario para América del Norte buscará concretar el relanzamiento de la relación de México con su vecino y principal potencia mundial.

Con seis días en el cargo, el subsecretario Sergio Alcocer Martínez de Castro anuncia que la agenda bilateral del gobierno de Enrique Peña Nieto impulsará temas más allá de la seguridad, el crimen organizado, el narcotráfico y el tráfico de armas.

"Se relanza esta relación. Lo que queremos es darle mucho más énfasis a este tipo de temas: de competitividad, de mejores empleos; más y mejores becas, más y mejores intercambios científico y tecnológicos de desarrollo de proyectos conjuntos.

"La relación con Estados Unidos no es únicamente una relación de seguridad, es una relación que pasa por los temas económicos, de intercambio comercial. Es una agenda positiva, que contribuya y que mejore la imagen de nuestro país en el exterior", detalla.

Sobre la defensa de los migrantes mexicanos y el rol que asumirá el gobierno peñista, el funcionario anuncia que se dará seguimiento al tema, y precisa que la estrategia será destacar el papel que los migrantes tienen para la economía de Estados Unidos.

"Para México los migrantes son la mayor prioridad. Sobre la reforma migratoria, este es un tema de competencia estrictamente interna de Estados Unidos, por supuesto que nos interesa. Es un tema que vamos a acompañar... nos interesa que el debate se dé de manera informada, objetiva, que los hechos bajo los cuales se discutan las propuestas o la propuesta de reforma migratoria estén debidamente fundados", destaca.

Atentos y respetuosos

Una vez concluidas las administraciones panistas que dejaron para el anecdotario de la relación bilateral algunas frases y episodios como la de "la enchilada completa" de Jorge Castañeda, Wikileaks y la salida del embajador de Estados Unidos en México, Carlos Pascual, el subsecretario ofrece una nueva etapa, en la que se busca privilegiar la coordinación de todas las dependencias que tengan trato con América del Norte.

"El mandato que tenemos del señor presidente, y que está expresando el canciller, es el de la articulación. Uno de los pilares de la conducción de la política exterior de México es el apoyo a la política interior y, justamente, el trabajo de Relaciones Exteriores de coordinar y conducir esta política exterior con sus expresiones de toda la administración se refleja en esta coordinación", precisa.

El mismo Enrique Peña Nieto, el 27 de noviembre de 2012, como presidente electo en ese momento, visitó en Washington al presidente Barack Obama, a quien ofreció personalmente replantear la relación y abrir nuevas oportunidades en la agenda.

Alcocer, quien ya fue subsecretario por casi cinco meses con José Antonio Meade cuando éste fue secretario de Energía, reitera que la instrucción es estar atento y respetuoso a lo que haga el gobierno estadounidense en materia de reforma migratoria, de venta de armas o de lavado de dinero, todo ello sin intromisiones en la política interna estadounidense.

También informa que desde la Cancillería estarán pendientes de los acuerdos que se logren para evitar el llamado "abismo fiscal" en Estados Unidos.

"Es un tema de solución interna de los Estados Unidos que obviamente estaremos dándole seguimiento, estaremos muy atentos", resume.

Oportunidad sin reuniones

Ingeniero civil sin experiencia previa en el sector diplomático, Alcocer presume que por el inicio de dos administraciones se abren ventanas de oportunidad.

Y aunque considera que es un "momento histórico" que debe aprovecharse, admite que en este año sólo se tiene prevista una reunión del presidente mexicano con el mandatario estadounidense, la cual se concretaría en la Cumbre de Líderes de América del Norte a realizarse este 2013 en México, aún sin fecha definida.

"Se está valorando en función de darle contenido importante a la agenda. El presidente Obama está reiniciando con un nuevo gabinete, que tiene que ser ratificado por el Senado y esto va a tomarle tiempo. Está el tema del Precipicio Fiscal y no creo que el Presidente quiera estar un minuto fuera de Washington mientras esté esta discusión", añade.