Publicado el viernes 18 de enero del 2013

Centran escándalos de corrupción atención del debate político español

Notimex

MADRID — Los sucesivos casos de corrupción de políticos y gobernantes en España, así como los hallazgos de dinero oculto por ellos, causaron un debate nacional en momentos en que el país atraviesa por una severa crisis económica.

El más reciente caso sospechoso de corrupción involucra al presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, del Partido Popular (PP), con la compra de un lujoso departamento en una de las zonas más exclusivas del país, en Marbella, Málaga, en el sur de España.

La policía denunció que González pagaba un alquiler "muy inferior" a los del mercado a una empresa "presuntamente sin activar", y que además hay otros indicios de la posible existencia de "infracción penal".

Se sospecha que para la adquisición del inmueble, González se apresuró en comprarlo cuando se enteró que era investigado, y "ocultó" la información a la Hacienda Pública.

Por ello, la operación supuso "un trasvase de capital de dudoso origen", y que "hubo movimientos furtivos de forma deliberada ante la Hacienda, el Banco de España y otros organismos de control de corrientes de capital".

Todo eso, indicó el Sindicato Unificado de la Policía, se hizo "eludiendo" al fisco ante el "flagrante" impago de impuestos, mientras González y su esposa disfrutaban la propiedad por un precio inferior al del inmueble y presuntamente abonado a una empresa parada.

Otro de los casos es el del ex tesorero del mismo partido, Luis Bárcenas, quien tiene una cuenta en Suiza que llegó a alcanzar los 22 millones de euros (unos 26 millones de dólares) y de la que se duda que ese dinero sea "particular".

Las investigaciones las efectúa la Audiencia Nacional con la ayuda de las autoridades suizas, ya que Bárcenas estaba implicado en el caso de corrupción "Gürtel" que desde hace años se investiga en España.

Según las indagaciones sobre Bárcenas, se encontraron cuentas de una fundación panameña cuyo titular es el ex senador del PP.

El juez encargado pidió informes adicionales y sostuvo que las cuentas investigadas "fueron abiertas" años atrás, cuando habrían iniciado las actividades presuntamente delictivas por delitos contra la Hacienda Pública, cohecho y blanqueo de capitales.

El magistrado reclamará ampliar la comisión rogatoria para rastrear los movimientos bancarios de las cuentas vinculadas a Bárcenas, a los apoderados y beneficiarios últimos de esas cuentas, extractos de sus movimientos y la correspondencia con ellos.

En España también se debate sobre los presuntos delitos que involucran a la formación nacionalista catalana Convergencia i Unió (CiU) por la fortuna de la familia Puyol-Ferrusola, del histórico dirigente del citado partido, Jordi Puyol, así como el caso Pellarols.

Según una información del diario El Mundo, se atribuye al clan familiar una riqueza de más de 137 millones de euros (unos 183 millones de dólares), en Ginebra, procedentes al parecer del cobro de comisiones ilegales a través del Palau de la Música de Barcelona.

De acuerdo con esos datos (aún no judicializado), el primogénito también llamado Jordi, escondería parte de ese dinero en varias cuentas en un banco de Ginebra, de las que sería cliente desde 1991, haciéndose pasar como gestor de la compañía de mármol barcelonesa.

A esto hay que sumar que Josep Puyol, otro hijo, evadió en torno a dos millones de euros (2.6 millones de dólares), y al menor de la familia, Oleguer, a quien se le atribuye una fortuna de 383 millones de euros acumulados (unos 512 millones en dólares).

Esa fortuna procede "supuestamente" de la gestión de 14 empresas repartidas por todo el mundo a través de paraísos fiscales como la Isla de Guernsey, las Antillas, Luxemburgo y Holanda, lugares donde estaría exento del pago de impuestos por ganancias patrimoniales.

Respecto al caso Pellarols que implica a una rama de CiU, Unió Democrática de Catalunya, y a su líder Josep Antoni Duran i Lleida por financiación irregular, éste se deslindó de los hechos.

"No tengo por qué dimitir, son hechos que sucedieron al margen de UDC como tal, y fueron protagonizados por personas ya expulsadas", indicó el líder político.

Sin embargo, el proceso que más escándalo suscitó en España fue el de Iñaki Urdangarín, yerno del rey de España, quien está acusado desde de fraude a la administración del Estado, falsedad documental, prevaricación y malversación de caudales públicos.

Con el juicio abierto y la imagen de la corona española muy baja, el abogado del acusado presentó un escrito de alegaciones en el que se opone a una fianza de 8.1 millones de euros (casi 11 millones de dólares) que le exige la Fiscalía, argumentando que su cliente "no cometió" delito alguno.