Publicado el miércoles 16 de enero del 2013

Causa 24 muertos triple atentado con carros bomba en Siria

Notimex

JERUSALÉN — Al menos 24 personas, en su mayoría soldados del régimen sirio, murieron hoy al estallar tres coches bomba en la provincia de Idlib, en el norte de Siria, un día después de dos explosiones en la Universidad de Alepo, que dejaron 87 muertos.

Uno de los carros bomba, conducidos por suicidas, tuvo como objetivo camiones de transporte de una de las agencias de seguridad del régimen del presidente Bashar al-Assad, informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), citado por el diario israelí Haaretz.

El segundo coche bomba estuvo dirigido contra una oficina de seguridad del gobierno y el tercero contra un puesto de control en una carretera que conduce a la ciudad de Idlib, indicó el OSDH.

Explicó que los tres atentados, que fueron cometidos con varios minutos de diferencia, también dejaron decenas de heridos, muchos de gravedad, por lo que la cifra de fallecidos podría aumentar.

Sin embargo, la agencia siria de noticias SANA reportó que 22 personas murieron en Idlib cuando dos carros bomba explotaron y que dos bombas fueron desactivadas en una calle principal que conduce a Idlib.

El triple atentado coincide con bombardeos de la aviación siria contra las ciudades de Sarmin, Qmeinas, Saraqeb, Darkoush y Maarat al Numan, en la provincia de Idlib.

Asimismo, se produce un día después de que dos explosiones golpearon la Universidad de la norteña ciudad de Alepo, dejando un saldo de al menos 87 muertos y más de 160 heridos, ataques del que se acusaron mutuamente los rebeldes y las fuerzas gubernamentales.

La televisión estatal siria indicó que las explosiones fueron causadas por cohetes lanzados por los grupos terroristas, como el régimen sirio llama a los rebeldes, pero activistas aseguraron que se debieron por los bombardeos de las fuerzas gubernamentales.

Según la televisión estatal, el Frente Al Nusra, brazo armado de la red al-Qaeda en territorio sirio, reivindicó los ataques en la Universidad de la segunda ciudad más grande de Siria, que se encuentra bajo control del régimen de al-Assad.

Organizaciones estudiantiles y sindicales sirias, así como entidades en otras partes del mundo, condenaron este miércoles el atentado contra el campus universitario, acto que calificaron de bárbaro y criminal.