Publicado el miércoles 16 de enero del 2013

Un estadio bajo tierra

Agencia Reforma

MONTERREY, NL — No cabe duda que con sus petrodólares, los árabes son capaces de todo: hasta de construir un estadio de fútbol en el desierto y "camuflajeado".

Dentro de varios proyectos de instalaciones deportivas que se planea en Abu Dhabi, uno de los Emiratos Árabes Unidos, se ha dado a conocer que la empresa libanesa MZ Arquitectos construirá en Al Ain un estadio bajo tierra.

Se trata del Rock Stadium, con capacidad para 30,000 personas, y que tendrá un costo de 750 millones de euros.

La idea de construirlo bajo las arenas del desierto es el de proteger a los aficionados de las altas temperaturas y las tormentas de arena, para lo cual su edificación será en la zona montañosa de Jebel Hafeet.

El coloso tendrá una cubierta retráctil que ante las inclemencias meteorológicas puede cerrarse de manera casi inmediata. Incluso, sólo permanecerá abierto cuando haya actividad.

La construcción del espectacular inmueble esta planeada que comience en el primer trimestre del 2013 y se convertirá en el primer estadio hundido en el desierto.

La idea toma el ejemplo de antiguos anfiteatros y templos árabes y tendrá una estructura de 200,000 metros cuadrados que permitirá al visitante interactuar con el desierto junto a las actividades deportivas.

El proyecto, que ya ha merecido la calificación de "mejor construcción futurista" del año, es la primera construcción pensada para la Copa del Mundo del 2022, con lo cual da una idea de lo que se prepara en Qatar.