Publicado el martes 15 de enero del 2013

Proponen nuevo partido político en México: Concertación Mexicana

Busca Espino partido sin ‘ideología’

Agencia Reforma

MÉXICO, DF — Manuel Espino, ex dirigente del Partido Acción Nacional (PAN), aseguró que Concertación Mexicana, el nuevo partido que promueve, será una organización sin ideología política, en donde prevalezcan las coincidencias programáticas a favor de los ciudadanos, a quienes asegura que representarán.

Concertación Mexicana, apuntó, quiere ser una parte de una nueva generación de partidos políticos en donde la unidad en torno a objetivos concretos y programáticos prevalezca por encima de las propuestas o diferencias ideológicas.

"Un grupo de mexicanos libres de todos los estados del País y de todas las regiones y de todas las formas del pensamiento, durante meses hemos deliberado la posibilidad, la viabilidad de darle a México otro partido político, pero un partido que no sea ideológico", señaló.

"Un partido que no sea burocrático, que no sea corporativo; un partido que no represente intereses de poder o de gobierno, sino un partido que represente los intereses de los ciudadanos. Nos hemos dado a la tarea de construir lo que será la casa de todas las formas de pensamiento, la casa de todas las ideologías. Este no es un partido que va a privilegiar una concepción filosófica, doctrinal, porque las demandas de los ciudadanos requieren respuestas sociales, respuestas prácticas, programáticas, no respuestas filosóficas".

Cuestionado sobre la viabilidad de un partido sin ideología, el ex panista contestó: "Por supuesto, pero no se extrañen, en el mundo hay muchos partidos sin ideología y esos partidos que le han dado gran éxito a esos países, porque la lucha ideológica no tiene que estar centrada en los partidos, puede haber partidos que respeten a los de izquierda, a los de derecha, a los liberales, a los conservadores, pero que todos juntos están aplicados a resolver la pobreza, la deficiencia educativa, la violencia, el desempleo".

"La ideología es muy importante, no lo negamos, porque los seres humanos, las personas, necesitamos convicciones, referentes de principios para orientarnos en la toma de decisiones en la vida. Pero esas convicciones, esas ideologías, deben ser como la religión, personales. No tenemos que imponérselas a un grupo para que este grupo a su vez trate de imponérselas a la sociedad", explicó.

En entrevista este martes con Grupo REFORMA, cuando presentan ante el IFE la notificación oficial del inicio del proceso para obtener el registro como partido político nacional -el cual deberá concluir dentro de alrededor de 18 meses-, el también dirigente del movimiento Volver a Empezar rechazó estar promoviendo un nuevo partido para apoyar la gestión del presidente Enrique Peña Nieto.

Detalló la agenda en donde pone entre sus prioridades algunos de los temas que también están en la del actual gobierno priista y en el Pacto por México: combate a la pobreza, educación, violencia y desempleo.

Espino, quien aceptó que podría optar por ser el dirigente nacional de la nueva organización, se diferenció de "los viejos partidos" y lo que llamó sectarismo en el PAN; lucha de tribus en el PRD, burocratismo de masas del PRI, y caudillismo del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), que también busca su registro como partido político.

El ex panista, quien va acompañado en este proyecto de los ex perredistas René Arce, Víctor Hugo Círigo, Virginia Jaramillo y Ramón Sosamontes; los ex dirigentes del Partido Social Demócrata, Jorge Carlos Díaz Cuervo y Alberto Begné, entre otros, dijo que optaron por un partido político y no por otra forma de participación política por ser la vía para acceder a cargos de representación popular.

Comentó también que piensan en candidaturas ciudadanas, una figura que todavía no se pone en marcha en el país, como sí sucede en otras naciones.

"Será un partido distinto, que será distinguible de los que ya están en el espectro político", aseguró.