Publicado el lunes 14 de enero del 2013

Aborda Obama inmigración entre presión sobre deportaciones

Notimex

WASHINGTON — El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, buscará un acuerdo con el Congreso sobre inmigración en su segundo mandato en medio de presiones por su política de deportaciones, que han marcado una cifra récord en su primer gobierno.

El mandatario, que juramentará la próxima semana, reiteró en la víspera en su mensaje sabatino su intención de "componer" el sistema de inmigración, que es una prioridad junto con los temas de economía, energía y control de armas.

El diario The New York Times informó este domingo que Obama prevé presionar al Congreso a que actúe rápidamente en estos meses en una reforma ambiciosa que incluya el camino a la ciudadanía para la mayoría de los 11 millones de indocumentados en el país.

El mandatario y sus aliados demócratas que controlan el Senado propondrán los cambios en un proyecto de ley, a pesar de que algunos republicanos, que son mayoría en la Cámara de Representantes, prefieren abordar el tema en proyectos más pequeños.

Las legislaciones que impulsan los republicanos de manera separada para lograr apoyo en su partido incluyen la legalización de jóvenes indocumentados, trabajadores migrantes y extranjeros altamente calificados.

"Aunque Obama se ha enfocado en las negociaciones fiscales y el control de armas, una reforma al sistema de inmigración se mantiene como una prioridad este año", señalaron al diario fuentes de la Casa Blanca.

El diario indicó que Obama prevé detallar sus planes, quizás en su informe anual de gobierno a principios del próximo mes, en el que afirmará que no se trata de una amnistía porque incluirá multas, pagos de impuestos y otros requisitos.

Entre tanto, líderes sociales denunciaron la semana pasada las políticas de deportación y la separación de familias tras la detención de la madre y el hermano de una joven activista, que luego fueron puestos en libertad.

La activista Erika Andiola, unas de las beneficiadas del programa de acción diferida a la suspensión de las deportaciones de jóvenes que llegaron de niños a Estados Unidos, urgió a Obama en una teleconferencia que "deje de separar familias".

"No deberíamos poner todo nuestro esfuerzo en sólo proteger una familia cuando esto ocurre todos los días en el país", denunció.

El Instituto de Políticas de Migración (MPI) indicó en un informe reciente que el gobierno de Estados Unidos gasta más en aplicar la ley de inmigración que en el presupuesto combinado de las principales agencias federales anticrimen.

Casi 187 mil millones de dólares se han erogado en la aplicación de la ley de inmigración en los pasados 26 años y casi 18 mil millones de dólares en el año fiscal 2012, 24 por ciento.

Esa cifra es superior al gasto colectivo de otras agencias como la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) y la Administración Federal Antidrogas (DEA), indicó.

En el año fiscal 2012 el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) informó que deportó la cifra récord de casi 410 mil personas, de las cuales poco más de la mitad, el 55 por ciento, han sido condenadas por delitos graves o menores.

Para el próximo jueves, líderes empresariales, religiosos y activistas realizaran en Washington una rueda de prensa para urgir a Obama y al Congreso la aprobación este año de una reforma migratoria integral por razones económicas, morales y políticas.