Publicado el viernes 11 de enero del 2013

Capturan rebeldes base área militar clave en el norte de Siria

Notimex

JERUSALÉN — La oposición armada tomó el control de una base aérea clave en el norte de Siria, lo que representa un avance significativo para los rebeles, que prosiguen su lucha contra el régimen y que en esta jornada ya ha dejado más de 50 muertos.

Tras varios días de intensos combates, los combatientes lograron hacerse del control total de la base aérea militar de Taftanaz, la más importante del norte sirio, informó la tarde de este viernes el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH).

La organización activista indicó que combatientes de Jabhat al-Nusra y otros grupos opositores al presidente Bashar al-Assad tomaron el control de edificios, municiones y equipo militar de Taftanaz, en la norteña provincia de Idlib.

Explicó que la base aérea quedó en manos rebeldes cuando terminaron los enfrentamientos, una hora antes de este mediodía, y añadió que "varios soldados del régimen sirio murieron y la mayoría de soldados y oficiales escaparon".

Por el momento se desconoce el número de bajas que habrían sufrido ambos bandos, pero tras la reivindicación de los opositores, las fuerzas de seguridad del régimen indicaron que lograron sacar la mayoría de los 60 helicópteros que estaban en la base.

Señalaron que sólo quedaron 20 helicópteros que ya no están en condiciones de trabajo, según reportes de la cadena de noticias Al Jazeera.

Esta captura es un logro importante para los rebeldes, pues ya controlan vastas áreas del norte y este del territorio sirio, pero continúan enfrentándose a las tropas del gobierno en la mayoría de las localidades del país, incluidos los suburbios de Damasco, la capital.

Activistas de los Comités de Coordinación Local informaron que al menos 53 personas han muerto en territorio sirio este viernes, incluidas 40 en la ciudad de Nahat al-Houl, en la noroccidental provincia de Hassakeh, que fue bombardeada por aviones esta madrugada.

La violencia continuaba en Siria, mientras en Ginebra, representantes de las Naciones Unidas (ONU), Estados Unidos y Rusia sostuvieron una reunión sobre el conflicto sirio, pero ésta concluyó sin un acuerdo para poner fin a esa crisis que se acerca a su segundo año.

En la cita, el enviado especial de la ONU y la Liga Árabe, Lajdar Brihimi; el subsecretario estadounidense de Estado, William Burns; y el viceministro ruso de Asuntos Exteriores, Mikhail Bogdanov; sólo coincidieron en la necesidad de lograr una solución política.

Ante la falta de acuerdos en la comunidad internacional y la renuencia de al-Assad y los rebeldes para dialogar, este viernes la prensa francesa informó que el próximo lunes más de 50 Estados prevén remitir al secretario general de la ONU, Ban-Ki-moon, una petición especial.

En una carta, los países signatarios –la mayoría europeos– pedirán que el Consejo de Seguridad lleve ante la Corte Penal Internacional (CPI) el caso de Siria, donde según estimaciones de la ONU ya han muerto más de 60,000 personas desde marzo de 2011.