Publicado el viernes 11 de enero del 2013

‘No debe irse él, que lucha por los pobres’

Agencia Reforma

LA HABANA, Cuba — Interpretado por cuatro violines, el himno de Venezuela sonó ayer en la Casa de África de la Habana Vieja, antes de iniciarse una solemne ceremonia del culto yoruba, auspiciada por investigadores y religiosos afrocubanos para convocar a sus dioses por la vida y la salud del presidente venezolano, Hugo Chávez.

Tambores, cánticos y bailes ancestrales formaron parte del ritual de más de dos horas, organizado por cubanos y venezolanos.

Al finalizar las presentaciones protocolares, una voz femenina explicó que se iba a realizar "al orisha Chango" (dios del rayo, representación del valor, la fuerza y la masculinidad) un culto para la recuperación del presidente Chávez.

Vestido con las coloridas túnicas tradicionales y la cabeza cubierta por el gorro de seda amarilla y verde de los sacerdotes yorubas, el gran babalawo Papo Angarica dirigió la ceremonia, a la cual acudieron militares y diplomáticos venezolanos, embajadores de países africanos y de las naciones integrantes de la Alianza Bolivariana para América (Alba), así como decenas de curiosos y fieles que seguían el rito con devoción.

"Deseo que (Chávez) logre vencer esta enfermedad y que salga victorioso", afirmó entre la multitud sudorosa la santera Sulema Tellechea.

"Mire, ahora están enciendo las velas pidiendo a las deidades la salud de todos los que estamos acá y en especial a quien está dedicada esta ceremonia. Así se invoca a los espíritus y a Olofi (dios)" explicó Sulema.

Previo a que subiera la temperatura con los agitados bailes de los devotos, el sacerdote Angarica pidió la participación de los profanos.

"El movimiento de torso, caderas y pies es importante para dar el movimiento al presidente (Chávez), y también la fuerza espiritual. Esta no es una actividad ni de llanto ni de sufrimiento porque Chávez vive y vivirá", afirmó.

"No se nos puede ir un hombre como él que lucha por los pobres. Tiene muchos enemigos, pero también tiene un pueblo cubano que lo quiere demasiado", agregó.

Ante una ofrenda de flores, frutas y velas que acompañaban una imagen del gobernante enfermo, el babalawo pidió movimiento a los presentes.

"Desde la ciudad de La Habana, este es un acto de alegría por la continuidad del presidente Chávez, que vive y vivirá", enfatizó durante la ceremonia el embajador venezolano en Cuba, Edgar Antonio Ramírez.

"Por la vida, por el amor y por Chávez, que hoy comienza su mandato 2013-2019", añadió.