Publicado el miércoles 09 de enero del 2013

Marchan por Chávez presidentes de América Latina

Agencia Reforma

CARACAS, Venezuela — En el tironeo alrededor de Hugo Chávez participan hasta los presidentes de otros países.

Los mandatarios de Uruguay y Bolivia, José Mujica y Evo Morales, respectivamente, confirmaron que viajarán mañana (hoy) a Venezuela para tomar parte en la mega manifestación en apoyo a Hugo Chávez, frente al Palacio de Miraflores.

También el canciller de Ecuador, Ricardo Patiño, asistirá al acto político.

Ayer la Asamblea Nacional autorizó a Chávez a no presentarse a su toma de posesión que debía celebrarse mañana jueves, debido a su delicado estado de salud.

En una carta que el vicepresidente Nicolás Maduro envió al jefe de la Asamblea Nacional, se notifica que el presidente jurará ante el Tribunal Supremo de Justicia en una fecha no determinada.

Esa posición fue respaldada por los legisladores venezolanos, la mayoría de ellos chavistas.

En tanto, el líder de la oposición, Henrique Capriles, pidió a los gobiernos de Brasil, Argentina, Colombia, Ecuador y Bolivia que no avalen la intención del gobierno de demorar la asunción.

Apoyan a Chávez gobiernos vecinos

Con Brasil a la cabeza, varios gobiernos sudamericanos expresaron su apoyo al convaleciente presidente de Venezuela, Hugo Chávez, cuya nueva asunción en el poder, que debería ocurrir mañana ante la Asamblea Nacional, fue postergado sin fecha exacta, hasta que sus condiciones de salud le permitan jurar ante el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ).

Ayer, el vicepresidente de Venezuela y canciller, Nicolás Maduro, entregó una carta al jefe de la Asamblea Nacional (AN), Diosdado Cabello, en la que asegura que el mandatario no está en condiciones de salud para asistir al acto de juramentación y solicita su postergación.

"El Comandante Presidente ha pedido informar que, de acuerdo con las recomendaciones del equipo médico que vela por el restablecimiento de su salud, el proceso de recuperación postquirúrgica deberá extenderse más allá del día 10 de enero del año en curso, motivo por el cual no podrá comparecer en esa fecha ante la Asamblea Nacional", señala la misiva en referencia a la convalecencia de Chávez en Cuba tras una nueva operación en relación con un un cáncer que se le detectó en 2011.

En respuesta, la AN, que controla el oficialismo, aprobó el permiso e incluso le concedió al Mandatario el tiempo que necesite para atender el cáncer que padece.

Previamente, gobiernos de la región, como el de Brasil, habían dado su aval a la postergación de la nueva asunción del líder venezolano.

"En la eventualidad de que el presidente Chávez no pueda comparecer el día 10 en Caracas, hay una cobertura constitucional, en los artículos 233 y 234, para que se de un plazo para que la asunción sea realizada. Ese plazo sería de 90 días, prorrogables por 90 días más", había indicado Marco Aurelio García, asesor sobre asuntos internacionales de la mandataria brasileña, Dilma Rousseff.

García, quien estuvo reunido el fin de semana con las autoridades venezolanas en La Habana, consideró que se trata de un "plazo prudente" que permitiría finalmente saber si Chávez estará o no en condiciones de asumir el poder.

Asimismo, el funcionario descartó que Brasil esté preocupado por una presunta desestabilización en Venezuela.

"Habría preocupación por parte del gobierno brasileño, del Mercosur y de la Unasur, si tuviésemos un proceso de inestabilidad concreta en Venezuela, en el que estuvieran apareciendo manifestaciones de perturbación del orden. Eso no está sucediendo", resaltó García.

En Caracas, el gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) ha organizado para mañana varios eventos para mostrar el respaldo del pueblo a su líder, que fue operado por cuarta vez de un cáncer el 11 de diciembre en La Habana y desde entonces no ha sido visto en público.

Tanto el presidente de Bolivia, Evo Morales, como el de Uruguay, José Mujica, habían informado que irían hasta Caracas para expresar su solidaridad con Chávez y el pueblo venezolano. Por su parte, la Mandataria de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, había indicado que visitaría a Chávez en Cuba.

Sin embargo, el líder de la Oposición venezolana, Henrique Capriles, había pedido a los líderes regionales no viajar a Caracas.

"Se lo digo al presidente (de Ecuador, Rafael) Correa, (de Colombia, Juan Manuel) Santos, (de Argentina, Cristina) Fernández de Kirchner, (de Brasil) Dilma (Rousseff), de Bolivia, Evo Morales: no se presten a un juego de una interpretación sesgada que quiere dar un partido político ante la ausencia del presidente de la República", señaló el político opositor.

La oposición rechaza que el presidente pueda postergar su nueva toma posesión y, en este sentido, Capriles pidió al TSJ que resuelva esta controversia.

"El país está esperando una salida, una interpretación clara, y ésa es una responsabilidad que tienen ustedes, señores magistrados", insistió.

Opositores han llevado recursos ante el TSJ para que decida si el aplazamiento de la juramentación de Chávez es constitucional o no y se espera una respuesta en breve.