Publicado el miércoles 09 de enero del 2013

Aprueban en comisiones a Medina Mora como embajador de México en EU

Notimex

MÉXICO — Por unanimidad, los legisladores de la Segunda Comisión de la Comisión Permanente del Congreso aprobaron la propuesta del Ejecutivo federal de nombrar a Eduardo Medina Mora como embajador de México en Estados Unidos, dictamen que será presentado este miércoles ante el pleno.

Al comparecer ante esa instancia legislativa, Medina Mora fue cuestionado por diputados y senadores sobre los temas de migración, tráfico de armas y el operativo Rápido y Furioso, así como por el tema de la posición de México respecto a la despenalización de la mariguana en algunos estados de la Unión Americana.

El diputado del PRD Luis Espinosa Cházaro lo cuestionó sobre el operativo que instrumentó el gobierno de Estados Unidos para detectar el tráfico de armas denominado Rápido y Furioso, y aclaró que nunca existió, por parte de México, alguna autorización para llevarlo a cabo.

Aseguró que dicho operativo fue instrumentado cuando él dejó de ser procurador General de la República, sin embargo reconoció que hubo otros programas de cooperación con la autoridad estadunidense.

Esos programas, añadió, fueron para examinar el problema del tráfico de armas y se llegó a la conclusión de que es necesario un marco de regulación distinta.

Medina Mora aseveró que no hubo ningún documento o autorización de parte del gobierno mexicano para entregas controladas de armas, lo que consideró un "absurdo".

"Le puedo asegurar porque lo sé, que no las hay. Habrá expresiones de prensa, pero no hay ningún documento porque simplemente no puede haberlo, no existió ninguna autorización por parte del gobierno de México de entregas controladas de armas, simplemente porque es un absurdo".

La entrega controlada es un instrumento que es reconocido en el combate a la delincuencia y que incluso la propia Convención de Palermo lo establece claramente como un instrumento, pero es una operación encubierta, abundó.

Es decir, dijo, "se trata de algo que está controlado, quien recibe y quien entrega para generar evidencia o pruebas que pueden ser utilizadas en un tribunal para llevar a alguien a proceso, no para saber qué pasa, es absurdo lo que se hizo, lo ha reconocido el propio gobierno de Estados Unidos".

El ex titular de la Procuraduría General de la República (PGR) también informó que en México hay ocho averiguaciones previas abiertas y hay avances, aunque desconoce los detalles porque ya no es funcionario de la dependencia.

El gobierno de México, refirió, "jamás lo puedo asegurar, autorizó o tuvo conocimiento o fue una ocurrencia, una mala ocurrencia de personas que ciertamente tendrán que enfrentar las consecuencias allá en Estados Unidos y con respecto a sus impactos criminales en México".

Sobre la reforma migratoria que se podría dar en Estados Unidos, explicó que la obligación de México y su embajada en ese país es vigilar que los intereses de los connacionales no se vean vulnerados ante cualquier aprobación.

Respecto al tema de la legalización de drogas como la mariguana en algunas entidades de la Unión Americana, resaltó que no es un tema acabado, y que sólo se permite en algunos casos la despenalización o descriminalización de posesión y consumo, o la regulación para usos medicinales y recreativos.

Precisó que aunque no ve un impacto inmediato el debate está, al tiempo que reiteró su rechazo a la legalización, pues consideró que no es una elección en términos de política pública, "entre lo bueno y lo malo, sino entre lo malo y lo peor".

Con la legalización no se resuelve el problema de seguridad, es un problema agravado por el narcotráfico, es un problema de debilidad institucional del Estado mexicano por la ocupación territorial y por la falta de apropiación de los ciudadanos respecto de su espacio físico, remarcó.

Medina Mora puso como ejemplo los programas de mejora que se realizaron en Ciudad Juárez, Chihuahua, en donde se ha superado, dijo, el problema de la inseguridad.

"Esto requiere que la policía esté presente y haga su tarea. La seguridad no la hacen los policías, la hacemos los ciudadanos y esto es tan importante, a propósito también de la legalización", subrayó.

Lo que queda claro, aseveró, es que no podrá haber una política pública de legalización si no es simultánea en el mundo, si no es multilateral.

"Estoy cierto de que esta discusión sobre la legalización de la mariguana se trasladará a Viena, el espacio en que Naciones Unidas discute las convenciones a propósito de las drogas", concluyó.