Publicado el martes 08 de enero del 2013

Ordena jueza de Los Ángeles difundir nombres de sacerdotes pederastas

Notimex

LOS ÁNGELES — Los nombres de sacerdotes y religiosos que hayan sido acusados de molestar sexualmente por décadas a menores, serán revelados sin restricción, ordenó la jueza de Los Ángeles, Emily Elías.

Elías, magistrada de la Corte Superior de Los Ángeles, instruyó que la arquidiócesis de Los Ángeles difunda todos los nombres de sacerdotes y empleados acusados de esos delitos.

A petición de Los Ángeles Times y de la agencia informativa AP, la jueza resolvió la víspera que la arquidiócesis haga públicos los nombres de todos los sacerdotes y cualquier jerarca católico involucrado en actos de pederastia.

La arquidiócesis es la más grande representación católica en Estados Unidos con unos cinco millones de miembros.

Como uno de los más grandes escándalos de abuso sexual en la iglesia católica cometidos por sacerdotes en las últimas décadas existen aquí más de 30 mil páginas de documentos acusatorios.

El abogado Raymond Boucher, quien representa a unas mil víctimas de abuso sexual de sacerdotes, señaló que sus clientes esperan conocer identidades de jercarcas que podrían haber estado enterados de acusaciones de abusos.

"Vicarios, obispos, miembros del Vaticano, tres o cuatro cardenales entre ellos el cardenal de Los Ángeles Roger Mahony", mencionó Boucher.

Mahony se retiró de sus funciones eclesiásticas en 2011, después de haber sido devastado por acusaciones y demandas de víctimas.

En medio de ese escándalo, Mahony encabezó el acuerdo extrajudicial que ofreció en 2007, 660 millones de dólares con más de 500 víctimas que habían demandado a la Iglesia.

La presidenta de la Red de Sobrevivientes de Abusados por Sacerdotes (SNAP, por sus siglas en inglés), Bárbara Blaine, expresó su beneplácito por la resolución judicial.

"Agradecemos que un juez de California rechace proteger a directivos corruptos católicos que querían mantener en secreto los registros de abusos", apuntó en un comunicado.

"Por décadas la jerarquía católica de Los Ángeles había logrado mantener selladas miles de páginas de documentos incriminatorios", aseguró.

"Por la tenacidad y el coraje de cientos de las víctimas eso terminará pronto y nuestros niños estarán más seguros", asevero Blaine.

Tras la resolución judicial, se podría llevar de tres a cuatro semanas para que la arquidiócesis haga públicos los documentos.

La iglesia había hecho una petición infructuosa a la jueza para que algunos nombres de directivos no fueran hechos públicos con el propósito de no afectar la imagen de la iglesia en culpa por asociación.

Los records incluyen expedientes personales, reportes de investigación, cartas de padres de víctimas y correspondencia con el Vaticano.