Publicado el martes 08 de enero del 2013

En puerta la nueva ley migratoria en Cuba

Podrán beneficiarse médicos y personal de salud

Notimex

LA HABANA — Cuba inició la cuenta regresiva para aplicar la próxima semana su Ley Migratoria, cuyo último sorpresivo giro parece ser una mayor flexibilización para los viajes de médicos y otro personal de salud.

El gobierno del presidente Raúl Castro habilitó 195 oficinas para iniciar los trámites de salida del país antes de la entrada en vigor del nuevo decreto el próximo lunes 14 de enero, informaron medios oficiales.

En esas oficinas se realizará la tramitación de los pasaportes, a partir de la flexibilización de los viajes al extranjero después de décadas de que el gobierno aplicó restricciones.

Las mayores expectativas de la población son la eliminación del criticado permiso de salida y de la carta de invitación al viajero que se exigían hasta que Castro anunció el año pasado la reforma migratoria.

Las solicitudes de pasaporte podrán realizarse en las oficinas del Carnet de Identidad y Registro de Población, así como de Inmigración y Extranjería, de acuerdo con la agencia cubana Prensa Latina.

La posibilidad de viajar a otros países encontró nuevos entusiastas entre el personal médico de la isla, a raíz de informes, no confirmados oficialmente, de que también podrían salir de la isla sin las trabas hasta ahora vigentes.

La versión se expandió el lunes de tal forma, que Notimex consultó a un galeno, bajo condición de anonimato, quien aseguró que a partir del día 14 ya no habrá que disponer de una carta del Ministro de Salud.

Este cirujano de un hospital de La Habana comentó que supo por varios colegas que una nueva resolución permitirá los viajes temporales al exterior de médicos, enfermeras y técnicos hasta ahora restringidos.

Para obtener un permiso de salida los médicos debían esperar al menos cinco años después de haberlo solicitado, aunque algunos llevan más tiempo sin haberlo recibido, incluso aunque laboran en otros sectores.

En los primeros años de la Revolución de 1959, al menos tres mil médicos de los seis mil con que contaba entonces la isla abandonaron el país y se dirigieron en lo fundamental hacia Estados Unidos.

El gobierno del entonces presidente Fidel Castro denunció a Estados Unidos por promover el "robo de cerebros" en el inicio del áspero conflicto bilateral y emprendió la formación masiva de miles de galenos isleños.

La ley migratoria, saludada sobre todo por quienes tienen recursos para viajar (si el país receptor les otorga visa) mantiene "filtros" para frenar la salida al exterior de profesionales que se consideren "vitales" para la isla, a fin de evitar el "robo de cerebros".

La reforma migratoria cubana ha sido una de las medidas más esperadas del paquete de cambios que implementa La Habana para "actualizar" el obsoleto modelo económico socialista de la nación caribeña.

La normativa precisa que en lo adelante sólo exigirá la presentación del pasaporte corriente actualizado y la visa del país de destino para salir del país, si los ciudadanos cumplen los requisitos establecidos en la Ley de Migración.

Entre las restricciones para obtener el pasaporte, cuyo precio aumento de 55 pesos convertibles (CUC, divisa local) a 100 CUC, figuran como razones el "interés público", o de "defensa y seguridad nacional".

Medios oficiales de la isla advierten que la política migratoria tiene en cuenta el derecho del Estado revolucionario de defenderse de los "planes injerencistas y subversivos del gobierno norteamericano y sus aliados".