Publicado el viernes 04 de enero del 2013

Celebran Día de Reyes en familia

Especial La Estrella Digital

IRVING — Cada 6 de enero, Lupita Leal sigue puntual una tradición que aprendió de pequeña en su natal Saltillo, Coahuila: la celebración del Día de los Reyes Magos.

Esta fecha le da la ocasión para culminar con una serie de festejos y costumbres de su país de origen (México), en este su país adoptivo.

“Empezamos con el día de Dar Gracias en noviembre y terminamos con el Día de Reyes para estar en familia, unidos y dar gracias a Dios por tantas bendiciones aquí en este país”, dijo Leal, quien espera celebrar el Día de Reyes comiendo una rosca como es la usanza.

Leal dice que el Día de Reyes es una celebración que, además de ser un festejo popular en su país, también es parte de su religión católica y por eso representa para ella y su familia la oportunidad de recordar el nacimiento de Jesús.

“Es para recordar que el niño Dios nació y nos trae el regalo de vida y de amor”, dijo.

Pero no sólo celebra esta fiesta con su familia, ella aprovecha la ocasión y comparte el pan con sus amigos. “Es bonito celebrar con los amigos y a los que no conocen la tradición es la oportunidad de mostrarles algo de lo nuestro”, dijo.

Agregó que también se prepara por si le toca el “monito”.

Ella se refiere al muñequito que cada rosca lleva escondido y que de acuerdo al festejo popular, quien tenga la suerte de recibir un pedazo de rosca con el muñequito de plástico dentro, tendrá que hacer tamales el dia 2 de febrero.

“Ese día a quien le toque el monito tiene que hacer una fiesta con tamales y champurrado”, dijo.

Al igual que Leal, otros migrantes mexicanos esperan esta fecha para compartir el pan, conservar la tradición y dar regalos a los niños.

“En Casa Durango Dallas convocamos a la comunidad a revivir el momento de la llegada de los Reyes Magos y revivir el momento de la entrega de regalos con obsequios a los niños y la repartición de la rosca”, dijo Leonor Sánchez, presidenta de este grupo comunitario en Irving.

También, dijo Sánchez, nos permite mantener nuestras raíces y el sentido de pertenencia de nuestra comunidad.

Pero no sólo los mexicanos y sus descendientes estarán festejando este día.

María Alejandra Alexa Urrere es de Provincia de Buenos Aires, capital de Argentina y para ella, el Día de Reyes da la pauta para la reunión familiar y reafirmar su creencia religiosa.

Ella y su familia no parten una rosca o pan, pero “festejamos el día con la reunión familiar, la parte religiosa es lo más importante, obviamente vamos a misa ese día”, dijo.

Agregó que en su país, al igual que en México, la celebración comienza desde un día anterior cuando los niños dejan sus zapatos debajo del árbol de navidad en espera de un regalo.

Los niños, dijo, también dejan comida y agua para los camellos, y para los reyes en agradecimiento que les dejan un pequeño obsequio.

De este festejo en su nuevo hogar y país, Alexa Urrere lo que extraña en estas fechas es a su familia.

“Se extraña a la familia, el calor de los que dejamos atrás, que sólo lo conseguimos con los amigos que Dios puso en nuestro camino acá”, dijo.

Esta fecha también es importante para negocios dedicados al mercado hispano. Muchos establecimientos difunden sus eventos programados para celebrar el Día de los Reyes Magos.

Negocios como la Panadería San Marcos de Fort Worth, por ejemplo, que anunció que estará repartiendo una gigantesca rosca, acompañada de chocolate caliente, el domingo 6 de enero desde las 10 de la mañana en el centro comercial La Gran Plaza.

Los interesados en participar en este evento deben de acudir al 4200 South Freeway de Fort Worth desde temprano, para alcanzar un pedazo de la Rosca de Reyes y chocolate caliente.