Publicado el viernes 04 de enero del 2013

Cada vez más migrantes son mutilados por el tren en México

Especial La Estrella Digital

La poca visibilidad de ese momento y la inexperiencia para trepar al tren en movimiento, trajo como consecuencia que Pedro Aguilar Banegas, de Yoro, Honduras, perdiera parte de su extremidad inferior izquierda al intentar subir a La Bestia en Apizaco, Tlaxcala, el pasado 7 de mayo; su pie izquierdo se atoró entre las ruedas del ferrocarril y le fue arrancado casi de inmediato.

Aguilar Banegas de 22 años, estudiante de agronomía, tercero y único sobreviviente de 3 hijos había salido de su natal Honduras debido a la violencia y a la pobreza. Su meta era llegar a los Estados Unidos, trabajar y enviar dinero a su familia, sin embargo el accidente sufrido lo ha frenado, pero espera pronto recuperarse para intentar alcanzar su cometido.

“Este es un pequeño impasse pero así también se puede aprender a vivir, y voy a llegar a los Estados Unidos, aunque ahora me voy a tardar un poco más pero sé que lo haré”, dijo.

Aguilar Banegas desde su accidente ha recibido el apoyo de organizaciones sociales no gubernamentales como Somos tu Voz, en Tlaxcala para acostumbrarse a su nueva realidad y obtener una prótesis que le permita caminar.

Fabiola Mancilla, miembro de esa organización con base en Tlaxcala, señaló que están dedicados a atender a migrantes con este tipo de problemas así como de aquellos que han sido sujetos a un proceso penal.

Mancilla dijo que los migrantes hondureños son los que más han sufrido heridas o mutilaciones en diferentes percances, pero principalmente por el tren, e hizo un llamado de ayuda a la comunidad de migrantes en el exterior.

“Es urgente que haya organizaciones sobre todo fuera de México y de sus países de origen que apoyen para brindarles una mínima atención”.

Mancilla dijo que Guadalajara, Puebla y Tlaxcala son los lugares en donde se ha incrementado este tipo de accidentes.

Mancilla explica que con frecuencia los migrantes se ven acosados y obligados a saltar del tren cuando está en movimiento.

Dijo que las instituciones gubernamentales de salud y atención a migrantes en México han respondido, pero no en la medida de lo necesario.

De acuerdo a estadísticas del Instituto Nacional de Migración, (INM), en el 2012 el Grupo Beta —encargado de salvaguardar la integridad de los migrantes— durante enero atendió a 51 migrantes lesionados o mutilados. Para septiembre habían sido 174 los casos atendidos, y en octubre ya eran 273.

En total durante el 2012 la cifra ascendió a 1,418, ese fue el número de migrantes víctimas de heridas o mutilaciones en su trayecto hacia la frontera Norte de México.

Mancilla indicó que parte de sus acciones para tratar de reinsertar a los migrantes afectados en la vida productiva, es la creación de una panadería que daría empleo hasta a 15 personas, y que estaría funcionando a partir de marzo del 2013 en Apizaco, Tlaxcala con financiamiento de la campaña Fundación Nosotros los Jóvenes y de particulares diversos.

César Valenciano, presidente de Casa Durango Dallas (CDD), acusó de insensibilidad, de falta de humanismo y desinterés a los 3 niveles de gobierno en México.

“Sabemos que no hay interés de los funcionarios por atender estas situaciones, y menos cuando son lugares por donde transitan los migrantes, sin embargo nosotros nos sumamos a la causa y desde Dallas enviaremos bastones, muletas y sillas de ruedas”.

Dijo que aunque esto no es la solución al problema por lo menos contribuirán a aliviar un poco la carga de aquellos que lo necesitan.

Nicolás Argueta de la Asociación Salvadoreña Americana en Dallas (ASAD), dijo que desde la creación de esa asociación hace 20 años, siempre se le ha tendido la mano al migrante.

“No alentamos la migración indocumentada, pero si un hermano migrante está en estas condiciones le apoyamos e inclusive recomendamos el camino más seguro para llegar, y si acaso es deportado y trae consigo problemas como accidentes o mutilaciones mientras está en el proceso le brindamos ayuda”.

Argueta agregó que ASAD ya ha donado artículos ortopédicos que, aunque usados, son de gran utilidad en casos como el mencionado.