Publicado el viernes 04 de enero del 2013

La Rosca de Reyes

Una tradición bíblica conservada por los latinos en el Metroplex

Especial La Estrella Digital

FORT WORTH — Aunque para muchos residentes del Metroplex que nacieron en México y en otros países de Latinoamérica la tradición de la Rosca de Reyes es bien conocida, para latinos que llegaron a este país siendo niños o son hijos de inmigrantes, la costumbre podría parecerles lejana.

En paralelo al creciente número de negocios que alimentan las demandas de la ascendente población latina en Estados Unidos, la práctica de esta tradición también va en aumento.

Una de estas empresas es la Panadería Los Pastores en la Avenida Rosedale de FW.

Sus dueños permitieron que La Estrella presenciara los preparativos para esta fecha y documentara los eventos que culminan con la celebración conocida como el Día de los Reyes Magos y el consumo de la Rosca de Reyes.

Un año antes

Durante la celebración del 2012 la gerencia observó los detalles de la demanda para esta fecha y tomó nota.

Se percibió del número de roscas producidas y vendidas. De los tres tamaños de rosca que producían, chica, mediana y grande, se concluyó que se eliminaría el tamaño chico debido a su poca demanda, informó Rosy Flores, gerente de la mencionada panadería.

Diez días antes

Faltan diez días antes del 6 de enero cuando la gerencia y los panaderos realizan una junta.

Hacen inventario de los ingredientes necesarios para asegurarse tener suficiente cantidad y confirman haber recibido las cajas en que se entregarán las roscas. Hay una bolsa con miles de pequeñas figuras de plástico con “el monito”, que representa al niño Jesús y que esconden en la masa antes de hornear cada rosca.

También deciden el horario y el número de roscas que se hornearán. En total esperan producir más de 300 roscas durante los días anteriores al 6 de enero.

Nueve días antes

Es el fin de semana anterior al festejo del Día de los Reyes y los panaderos inician sus labores a las 3 de la mañana, su hora habitual.

El horario de roscas que deben ser horneadas marca que para este fin de semana se producirán algunas 30 roscas en parte para probar los ingredientes y el sabor.

La experiencia

Hilario Rojo, uno de los cuatro principales panaderos, mide y deposita en la batidora los ingredientes: harina blanca, cáscara de naranja fresca, mantequilla, huevos, levadura, sal y azúcar.

Pero Rojo, oriundo de la ciudad de México, con tribuye en esta mezcla con uno de los principales ingredientes: la experiencia.

Más de 15 años de experiencia hacen a Rojo un experto y hábil panadero que preserva la tradición y el sabor que los especialistas dicen caracteriza a México con la costumbre de la Rosca de Reyes.

Rica tradición

“Si uno es mexicano y católico no hay duda que tiene una de las más ricas tradiciones en la Rosca de los Reyes”, dice el padre Esteban Jasso, de la iglesia Todos los Santos de Fort Worth.

Jasso explica que la tradición que por los siglos ha evolucionado tiene su origen en la Biblia.

“La tradición de la Rosca de Reyes representa la fuga de Judea por parte de José y María cuando huían del Rey Herodes, quien buscaba al niño Jesús para matarlo”, explica Jasso.

Herodes es conocido en la tradición cristiana por instigar la matanza de los inocentes.

En algunos países de Europa, principalmente en España, la rosca representa una corona de rey y es adornada con vistosas y coloridas frutas secas que representan las joyas.

“Todas las variantes de la tradición tienen sus raíces y están basadas en lugares geográficos y eventos históricos reales y bien documentados”, dice Jasso.

Dos días antes

De la misma manera que días antes , se preparaban los ingredientes y se hornean varias roscas; asimismo los panaderos preparan la masa y la dejan refrigerando a una temperatura de 50 grados Fahrenheit.

Un día antes

El día cinco de enero por la madrugada el panadero Francisco Hernández empieza a separar la masa, previamente preparada, en porciones de 2 libras para la rosca mediana y de 2 lb. con 8 oz. Para la rosca grande que se venden en $14.99 y $23.99 respectivamente.

Hay también roscas con relleno de piña, fresa, cajeta y queso que tienen un valor de $17.99 la mediana y $29.99 la grande.

Una hora antes

Las primeras roscas son colocadas en el horno, poco después de las tres de la mañana, para que estén listas a las 4 a.m. una hora antes que la panadería abra al público.

Durante las próximas horas y el día siguiente los panaderos producirán más de 40 roscas varias veces al día según la demanda.

“Como en México durante todo el día la gente puede encontrar roscas calientitas”, dice el panadero Rojo.