Publicado el lunes 31 de deciembre del 2012

Trafican narcos con creatividad en Europa

Agencia Reforma

BRUSELAS, Bélgica — No fueron los más de cuatro kilos de cocaína que llevaba, sino su aspecto desaliñado lo que delató en el aeropuerto El Prat de Barcelona a Juan Segundo Peña, un chileno pensionado que viajaba con una pierna fracturada.

Había llegado en un vuelo procedente de Santiago, y a diferencia de otros traficantes, se dio el lujo de pasear la droga por el aeropuerto ante los ojos de todos.

Estuvo a punto de superar la aduana, de no ser porque generó sospechas por sus respuestas ilógicas, las que lo condujeron ante la Policía Nacional, cuyos agentes, al interrogar al sospechoso, se encontraron con la sorpresa de que la escayola que inmovilizaba su pierna era cocaína y que él mismo se había fracturado la tibia y el peroné izquierdo para hacerse pasar por un auténtico minusválido.

El caso de este alcohólico, aquejado de artrosis, ocurrió el 3 de marzo de 2009 y sentó un precedente en las agencias antinarcóticos, pues es una clara ilustración de que el ingenio de los narcotraficantes parece no tener límites.

Otro caso memorable es el que involucró involuntariamente al ex jugador del Arsenal Emmanuel Adebayor. Se trató de una pintura supuestamente enviada por un aficionado procedente de su país natal, Togo, pero que ocultaba mariguana en el marco de madera.

El servicio postal de Coventry, Reino Unido, descubrió el envío por un error inaceptable entre los seguidores de la Liga Premier de Inglaterra: la obra estaba dirigida a una dirección en Tottenham, el barrio del equipo archirrival del Arsenal en Londres. La falta de tacto futbolístico desencadenó la indagatoria.

Tampoco se puede pasar por alto la reciente detención en el aeropuerto de Barcelona de una mujer presuntamente de origen panameño que llevaba implantadas prótesis mamarias rellenas con 1.3 kilogramos de cocaína.

El caso fue archivado por Interpol y la Organización Mundial de Aduanas, dos importantes centros de recaudación de información sobre los modus operandi delictivos más actuales, como el primero en el que se usa la cirugía estética para ocultar droga en el cuerpo de una persona.

Además certifica una preocupación creciente de Daan van der Gouwe, investigador en la Unidad de Monitoreo sobre Drogas del prestigioso instituto holandés Timbos, de que son cada vez mayores los riesgos que toman "las mulas" para tratar de eludir a la policía fronteriza.

"Hoy operan con una técnica, mañana con otra, los criminales cambian de modus operandi de manera permanente", dijo a REFORMA José Ferreira Leite, del Centro de Análisis y Operaciones contra el Tráfico Marítimo de Estupefacientes (MAOC-N).

De acuerdo con organismos encargados del combate a la droga, la evolución de la industria química y la introducción de nuevas tecnologías ofrecen a los barones de la droga una selección de técnicas de trasiego de estupefacientes prácticamente inagotable.

Aunque para Europol y el Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías, el punto de quiebre en el tráfico de cocaína tuvo lugar cuando los criminales descubrieron que era posible exportar la cocaína en forma de base química o clorhidrato, y no más en su clásico formato de ladrillo.

Esta técnica les ha permitido mezclar la sustancia con materiales tan diversos, como plásticos, cera de abeja, fertilizantes, prendas de vestir, hierbas, líquidos, guano y materiales de tapicería.

Sin embargo, el proceso de mezcla puede ser complejo si se trabaja con plásticos, por ejemplo; pero también sencillo, pues basta con sumergir una extensión de cabello humano en una mezcla de cocaína y agua para esconder la droga.

El truco del pelo humano se identificó por primera vez el 5 de julio de 2006 en el aeropuerto de Hosea Kutako de Namibia, cuando Claudio dos Santos de 21 años y estudiante del Politécnico de Namibia fue detenido tratando de importar 76 paquetes de extensiones que habían sido bañadas en cocaína y supuestamente destinadas a salones de belleza.

Inverosímil

Entre las técnicas más peculiares para eludir a las autoridades, los traficantes han echado a volar la imaginación usando instrumentos, alimentos y animales.

- En agosto de 2010, en el Aeropuerto Internacional Kent, se confiscó un envío de 10 kilogramos de cocaína oculta en ñames -camote silvestre- procedentes de Ghana.

- En mayo de 2010, en el Aeropuerto de Heathrow, en Londres, se encontraron bidones con 1.4 kilogramos de cocaína procedente de México y que tenía como destino Melbourne, Australia.

- En 2007, en la aduana de Amsterdam, se encontraron 100 escarabajos muertos rellenos de 300 gramos de cocaína en un vuelo procedente de Perú.

- En 2009, en el Aeropuerto El Prat de Barcelona, un hombre con una pierna inmovilizada tenía cocaína en lugar de yeso para cubrir su extremidad.

- Este año, una mujer fue detenida en el Aeropuerto de Barcelona por llevar cocaína en sus prótesis mamarias.