Publicado el viernes 28 de deciembre del 2012

Motociclistas se han convertido en calamidad pública en Venezuela

Notimex

CARACAS — Los accidentes con motocicletas se han convertido en Venezuela en una calamidad pública, con casi igual número de víctimas por armas de fuego, debido a una masiva importación de estos vehículos, advirtió un diputado opositor.

El legislador Enrique Mendoza dijo a Notimex que "por ello es perentorio que las autoridades del tránsito y la policía se avoquen con la urgencia del caso a enfrentar este flagelo".

El dirigente socialcristiano afirmó que cifras extraoficiales indican que durante 2012, 150 ciudadanos venezolanos murieron en siniestros con este tipo de vehículo, sin contar a jóvenes asesinados a plena luz del día para robar sus motocicletas.

Mendoza añadió que el número de lesionados graves como consecuencia de arrollamientos y choques, se ha venido incrementando debido a la proliferación de motocicletas que ha invadido al país sudamericano, por convenios petroleros suscritos con China.

"Es alarmante observar cómo el ingreso de personas fallecidas y lesionadas por accidentes de motocicletas colapsa las emergencias de hospitales y ambulatorios de Caracas y el interior de la República", advirtió Mendoza.

Señaló que basta revisar los libros de novedades que llevan los cuerpos policiales en estos recintos de salud, para darse cuenta que el mayor porcentaje de los heridos que se atienden son por choques, caídas y arrollamientos provocados por estos vehículos.

"Muchos motociclistas, incluso oficiales, se pasan de la raya: cruzan semáforos con la luz en rojo, circulan contra flechado, se suben sobre aceras, hacen cabriolas o ‘caballitos’, no llevan cascos protectores y se desplazan a exceso de velocidad", denunció.

El legislador afirmó que por el uso y abuso que hacen de avenidas y la manera como manejan en las autopistas, poniendo en riesgo sus vidas y las de otros ciudadanos, los motociclistas se han convertido en un grave problema de seguridad urbana.

"Además han surgido bandas organizadas que utilizan la moto para cometer robos, atracos, arrebatones y toda clase de fechorías, que utilizan viajantes en las parrillas traseras, generalmente armados, para atemorizar y agredir a sus víctimas", agregó Mendoza.

Recalcó finalmente que el problema tiende a agravarse pues las empresas dedicadas al ensamblaje de motos anuncian que en 2013 saldrán a la venta unas 600,000 motocicletas, y por otra parte el gobierno continúa importando motos para sus comandos motorizados.