Publicado el viernes 28 de deciembre del 2012

Abimael Cerda muestra temas relevantes de la comunidad latina en su programa ‘De todo un poco’

Especial La Estrella Digital

Hace apenas seis meses inició un programa de televisión al que tituló De todo un poco y aunque reconoce que le falta mucho para llegar a su meta, Abimael Cerda, 33 años, y originario del Distrito Federal ya está dando de qué hablar en el Metroplex.

“Y es que no es sólo un conductor más, es un activista que lucha a favor de la comunidad hispana, es un líder nato que tiene mucha calidad como persona”, opina Miguel Calderón, quien de ser parte de la producción del programa ahora se ha convertido en el mánager de Cerda.

El programa vespertino, se trasmite de lunes a viernes por el canal 50.2 de televisión abierta y también por el canal Reino Unido de la internet (http://www.ruweb.tv/). Y es como dice su creador, un programa de revista en el que se habla de todo un poco y con el que intenta mostrar lo que pasa en la comunidad hispana del Metroplex.

A este show han llegado políticos, artistas, cantantes, troveros, teatreros, psicólogos, doctores, fisicoculturistas, y todos aquellos que hagan algo que beneficie o ayude a los hispanos.

“Me llevó muy poco tiempo descubrir el potencial de Abimael Cerda cuando lo conocí, luego me integré al proyecto de De todo un poco como parte de la producción y fue un proceso largo que inició desde el 2011, y lo que más me gusta de él es que nunca pierde su objetivo”, comenta Calderón.

Por su parte la comunicóloga Claudia Liliana, quien conduce un programa de radio, coincide con Calderón al opinar que Cerda se mantiene firme en su deseo de ayudar a la comunidad y no compromete su dignidad.

Pero para Cerda, quien cada día enfrenta las cámaras en un show en vivo, conducir y producir este programa le ha dado otras satisfacciones.

“Primero pensé que si iba a aceptar el reto de hacer ese show debía prepararme y me puse a estudiar producción de televisión, en el North Lake College, ahora estoy estudiando periodismo , dicción y actuación, porque quiero entregar algo de calidad”, dice.

Cerda, quien vive en Irving y llegó a los Estados Unidos cuando tenía cuatro años de edad, nunca había trabajado en televisión, pero durante cinco años vivió en Arkansas y se dedicó a trabajar como intérprete en las cortes y otros sitios, siempre ayudando a la comunidad.

“Nadie conocía mi nombre, pero todos me decían el amigo de la comunidad hispana, o el amigo de los hispanos, así es como me llamaban. Cuando se terminó mi contrato regresé a vivir a Dallas y quería lanzar una revista que de hecho llamamos Nuestra gente, pero mientras estaba trabajando en eso conocí a los titulares de la Iglesia Lirios del Valle, quienes me ofrecieron hacer el show”, recuerda.

Cerda relata además que cuando le propusieron la idea, su primera condición fue que el programa no fuera religioso y en el que se pudiera abordar de todo un poco.

Claudia Liliana y Calderón aseguran que Cerda tiene un buen futuro en los medios de comunicación y que lo más importante de él es que sabe dónde está, lo que quiere y lucha por conseguirlo sin comprometer ni sus ideales ni su dignidad.

“A la gente común le ha gustado lo que hace y lo apoyan, también muchos responsables de los medios gráficos y escritos se están interesando en este nuevo concepto y están poniendo sus ojos en él para que se haga cargo de otros proyectos así que creo que va a tener un buen futuro tanto a corto, mediano y largo plazo”, asegura Calderón.

Gracias a De Todo un poco, Cerda ha estado ya como maestro de ceremonias en varios festivales importantes y ha recibido ofertas de trabajo de otros medios, actualmente dice que quiere prepararse para hacer mejor cada día su trabajo y conseguir su meta de hacer cosas dignas para mejorar la vida de los hispanos.