Publicado el viernes 28 de deciembre del 2012

Juveniles esperan tener más oportunidades en el 2013

Especial La Estrella Digital

El año que concluye ha sido más que extraño para el FC Dallas.

Desde las increíbles lesiones que forzaron a Schellas Hyndman a incluir juveniles en el primer equipo más veces de lo que normalmente un entrenador esperaría, hasta los despidos sin explicaciones como sucedió con Daniel Hernández, quien de jugador pasó a entrenador y en tres semanas se convirtió en un ex miembro del club.

Al mismo tiempo las ausencias de titulares por lesiones fueron una gran oportunidad para los que esperaban su turno.

Algunos juveniles estuvieron preparados para el reto como Richard Sánchez, Jonathan Top o al menos para estar entre los 18 como Víctor Ulloa, por nombrar algunos, y otros no, como sucedió con Rubén Luna y Bryan Leyva, los primeros jugadores de academia que fueron contratados como profesionales por el club, que si bien jugaron como titulares no terminaron por convencer a Hyndman.

“Queremos trabajar duro tratando de encontrar gente que tenga deseo y determinación de estar aquí”, mencionó el técnico en su momento.

El juvenil delantero Top, además de jugar por el club, fue llamado a la selección nacional Sub20 de Estados Unidos en tres oportunidades.

Manteniendo su humildad, dijo estar agradecido por la oportunidad.

“Le agradezco mucho al profesor Schellas (Hyndman) que me haya dado la confianza en los partidos que jugué, me habría gustado tener más partidos pero ojalá sea así el próximo año para ello uno tiene que estar listo”, indicó Top.

En cambio para su compañero el mediocampista Víctor Ulloa –quien estuvo en el equipo en 15 partidos– el 2012 no fue tan bueno como lo esperaba. “El 2012 fue difícil para mí porque no jugué mucho, ya que me lastimé al principio de la temporada, pero sí viajé a varios partidos y estuve a punto de entrar. Pienso que solamente el hecho que seas tomado en cuenta para estar entre los dieciocho ayuda anímicamente ya que uno sabe que estás en la cabeza del entrenador”, indicó Ulloa.

Top, de 19 años de edad y nativo de Fort Worth, aseguró que las convocatorias a la selección le ayudaron mucho.

“Llegar a la selección no ha sido fácil, uno tiene que trabajar duro, y el jugar en otras partes del mundo combinado con los partidos de la liga mayor ayudan mucho a crecer y madurar”, dijo Top.

También dijo haber estado contento jugando al lado de Blas Pérez y David Ferreira, “hispanos que hacen de su juego la mejoría de los que están a su alrededor”.

Sobre sus ex compañeros y amigos Rubén Luna y Bryan Leyva, Top dijo: “desafortunadamente no siempre se puede continuar, eso es parte del proceso, solamente se tiene que saber cómo salir de eso y seguir superándose. Creo que ellos tiene mucho talento, el fútbol es de momentos a veces se juega bien y le caes bien al entrenador, la semana que sigue no juegas bien y te sacan del equipo, por eso uno siempre tiene que estar preparado y trabajar mucho”.

Para Ulloa la salidas de los dos juveniles “fue triste porque crecimos juntos jugando en la academia pero les deseo lo mejor porque son buenos jugadores”.

¿Qué esperan para el 2013?

Top: “Agradezco a mis padres (Héctor y Margarita) todo el apoyo que me han dado. Espero que el 2013 no solamente esté entre los 18, quiero hacerles ver a los titulares que no tienen el puesto seguro porque yo estaré compitiendo con ellos para estar en los partidos desde el comienzo, quiero que sepan que estaré detrás y listo para cuando me llamen”.

Ulloa: “Ojalá que entremos a playoffs y se mantenga el compañerismo que siempre ha existido entre nosotros, personalmente quiero estar en el primer equipo y para eso trabajaré mucho”.

Ambos juveniles estuvieron preparados para pasar las fiestas navideñas en familia, al mismo tiempo acudiendo al Michael Johnson Center para continuar su proceso de postemporada y preparación para el año que viene.