Publicado el miércoles 26 de deciembre del 2012

Exige Peña Nieto a equipo escuchar a la gente

Agencia Reforma

SAN PABLO DEL MONTE, Tlaxcala — Tras anunciar el arranque una cruzada nacional contra el hambre y la pobreza para mediados de enero, el presidente Enrique Peña Nieto llamó a su gabinete a salir al campo y ensuciarse los zapatos para recoger las preocupaciones de la gente.

Al encabezar la puesta en marcha de la jornada invernal de prevención, dijo que será un presidente cercano a la gente para escuchar ideas y propuestas.

"Éste quiere ser un Gobierno que le distinga la cercanía con la gente, empezando por su presidente y por todos los funcionarios titulares de las dependencias gubernamentales que tienen la responsabilidad y la consigna de estar cerca de la gente, de no sólo dejarse llevar por los informes que funcionarios de las dependencias eventualmente les den.

"Se trata de salir, de recorrer el campo, de ensuciarse los zapatos y de escuchar a la gente para recoger sus preocupaciones. Que todo ello vaya alimentando la política pública del Gobierno de la República que, de manera coordinada –y lo quiero subrayar, coordinada– con las autoridades estatales y municipales, podamos multiplicar la capacidad de hacer más por la gente de México", planteó.

Peña Nieto centró su discurso en las propuestas en abatir marginación, pobreza y desigualdad en el país.

Reconoció que la entrega de cobertores no resuelve la situación de los mexicanos en condición adversa, y luego añadió: "Muy pronto habremos de anunciar, a mediados del mes de enero, lo que será una gran cruzada nacional contra el hambre, contra la pobreza".

Bienvenida la crítica

Aseguró que su Gobierno será receptivo a las críticas constructivas.

"Porque, como ya señalé en otros estados, y lo vuelvo a refrendar en Tlaxcala: quiero ser un presidente itinerante que recorra el país, que sienta a su gente, que tenga la oportunidad de encontrarme con la gente que pueda estar en apoyo y en simpatía del Gobierno. También recoger la crítica, especialmente la crítica constructiva.

"A mi llegada saludé a un joven, a Oswaldo, que estaba entre ustedes, que me entregó un libro y me dejó una carta que habré de leer con atención, pero que, entre otras cosas, me señaló: ‘Por favor, presidente, considere que habemos quienes tenemos una expresión crítica a varias acciones de los gobiernos’, que serán siempre bienvenidas, que sirvan para normar criterios, reorientar la acción del Gobierno, que pueda resolver, de manera más eficaz, las necesidades que tiene la población de nuestro país", expresó Peña.