Publicado el jueves 20 de deciembre del 2012

Acusan que Elba cuida interés personal

Agencia Reforma

MÉXICO, DF — Luego que la presidenta del SNTE, Elba Esther Gordillo, advirtió que el magisterio no aceptará una reforma educativa que lesione los derechos de los trabajadores, diputados del PRI y PRD dijeron que quienes estén en contra de esta ley lo están en contra de las mayorías y cuidan intereses personales.

Por ello, afirmaron, no se dejarán intimidar por quienes están inconformes.

El coordinador de los diputados priistas en San Lázaro, Manlio Fabio Beltrones, aseguró que México intenta ir a una ruta de modernización, cambio y progreso, por lo que, afirmó, es importante que se acompañe al presidente Enrique Peña Nieto en ese sentido.

De no hacerlo, es ir en contra de la mayoría para cuidar intereses personales, advirtió al cuestionarle su lectura sobre la oposición de Gordillo a la reforma educativa.

"Para hacer una reforma constitucional debe haber voluntad política, objetivos claros y metas precisas, y éstas las tiene el Congreso, aquellos que estén, de alguna u otra manera, en oposición a esta reforma constitucional, van en contra de la mayoría, no obstante que están cuidando sus intereses particulares", indicó.

En tanto, el vicecoordinador del PRD, Miguel Alonso Raya, aseguró que la reforma va, con o sin la dirigente magisterial, pues están poniendo orden al caos que ella misma provocó.

"Lo digo sin ambages: lo que está sufriendo una gran parte del magisterio es a final de cuentas por la condición que el sindicato tiene y que permitió que el interés personal prevaleciera, buscó beneficiarse del sindicato y de sus recursos, en lugar del interés por el desarrollo de la educación", señaló.

"Ahora le digo: con o sin ella la reforma va, por el bien de México se requiere reivindicar a las escuelas y docentes y al sindicato democrático".

El presidente de la Cámara de Diputados, Francisco Arroyo, advirtió que la ley no tiene destinatarios.

"La ley no tiene un destinatario, nombre o apellido, y si hay algo que me ha enseñado haber legislado por más de 20 años es que las reformas que tienen nombre y apellido fracasan", dijo.

"La Cámara de Diputados sólo se puede intimidar por la responsabilidad y conciencia de sus propios integrantes, el tocar la ley con mano temblorosa, porque es abstracta, impersonal, obligatoria y de carácter general, nos obliga a ser muy certeros, pero no tenerle miedo a nada".

Argumentó que esta Legislatura se atrevió a tocar dos grandes instituciones, como es la educación y el trabajo, con reformas que tienen la intención de generar desarrollo.