Publicado el miércoles 19 de deciembre del 2012

Alarga Monterrey época dorada

Agencia Reforma

MONTERREY, NL — Por cuarto año consecutivo, el Club de Fútbol Monterrey le pintó otra rayita a su lista de éxitos recientes.

Pese a la percepción general de que la época dorada de Rayados venía a menos, los albiazules tuvieron un 2012 con varios logros, el título de la Liga de Campeones de Concacaf 2011-12, el subcampeonato del Clausura 2012 y el tercer lugar en el Mundial de Clubes.

Aunque se dice que el ciclo de algunos jugadores estelares ha terminado, jugadores clave como Eduardo Zavala se lesionaron, hubo problemas extra cancha con Ángel Reyna y Humberto Suazo, La Pandilla pudo mantenerse peleando en lo alto como en los tres años anteriores.

El criticado nivel futbolístico le alcanzó también para dominar de forma invicta la Fase de Grupos de la Concachampions 2012-13, por lo que es probable que logre el pase a su tercer Mundial de Clubes, a celebrarse ahora en Marruecos.

Todavía en el Apertura 2012 Monterrey alcanzó a meterse en la Liguilla como séptimo lugar, y aunque fue eliminado en cuartos de final por los Xolos de Tijuana, logró el objetivo de no perder el ritmo de cara al Mundial.

Para Japón 2012, el técnico Víctor Manuel Vucetich no contó con los lesionados Zavala y Humberto Suazo, ni con Reyna por decisión técnica, por lo que apeló a los canteranos y no le fallaron, ya que Jesús Corona fue titular en los tres partidos y anotó dos goles, para ser el primer mexicano en lograrlo en un Mundial de Clubes

Por ello, no se puede dejar de lado que como franquicia, el Monterrey logró el campeonato de la categoría Sub20, la antesala de la cantera para la Primera División.

Jugadores del primer equipo como Corona, sobre todo, Luis Madrigal y Óscar García formaron parte de la obtención de ese título que se logró a base de vencer a la filial del Morelia.

Tras obtener el bicampeonato de la Concacaf en abril de este año, la directiva, cuerpo técnico y plantel manifestaron que también iban por el título de Liga, pero fue la única asignatura pendiente, porque perdieron la final del Clausura con Santos.

La quinta estrella en el escudo no pudo ser colocada, pero aún está latente el brillo de los títulos de Apertura 2009 y 2010 y sobre todo que no pasó diciembre sin enriquecer el palmarés, porque se pudieron colgarse la medalla de bronce del Mundial de Clubes.

Así, tras sacarse la espina por el quinto lugar de Japón 2011, los albiazules tienen a la vuelta de los días el nuevo reto que será el Clausura 2013, a la par de la Fase Final de la Concachampions en la que buscarán el tricampeonato de Concacaf.

Por lo pronto, parece que la época de oro rayada se niega a terminar.